Gestionada por Nueva Rumasa

Elgorriaga se queda sin empresas compradoras al finalizar el plazo para los avales

La fábrica de Elgorriaga en Ávila, gestionada por Nueva Rumasa y en concurso de acreedores, se ha quedado sin compradores, después de que las dos empresas inicialmente interesadas en su adquisición no hayan depositado los avales una vez agotada hoy la prórroga del plazo fijado por la juez.

Así lo ha confirmado hoy a Efe Petri Palomo, miembro del comité de empresa de esta fábrica de chocolate que cuenta con una plantilla de 75 empleados, la mayoría mujeres, para los que la noticia ha sido "un sablazo" que no se esperaban.

En un primer momento se habían interesado en la compra de Elgorriaga una empresa de Ávila, Cronoble, y el empresario asturiano Rodolfo Cachero, que en su día presentaron sendas ofertas para adquirir la fábrica por algo más de 4,5 millones de euros, aunque sin depositar el aval que requería el juez.

Aunque se había hablado de la posibilidad de que la ampliación a mediados de diciembre del plazo pudiese propiciar la presentación de otras posibles ofertas, alguna de ellas de otro empresario abulense, finalmente no solo no ha sido así, sino que las que había se han retirado de la puja.

Palomo ha señalado que los administradores concursales se lo han comunicado a primera hora de la tarde, dejando a los trabajadores "desmoralizados", a la espera de que los administradores se reúnan mañana con la plantilla en asamblea para abordar el futuro.

Al margen de lo que les comenten a los empleados, una representación está pendiente de acudir a la Junta de Castilla y León para entrevistarse con algún responsable de la administración regional, con el objetivo de "exponerle el problema".

Después de que desde diferentes instancias se haya solicitado a la Junta que conceda el mismo tratamiento a Elgorriaga, como lo ha hecho con otras empresas de la región que han pasado por una situación similar, la plantilla permanecía trabajando y a la espera de noticias.

Desde el comité de empresa se insiste en que se trata de una factoría, rentable, de buena calidad, con una amplia gama de productos, muchas exportaciones y con empleados con ganas de trabajar.

Según Petri Palomo, hasta el momento la plantilla no ha cobrado las pagas de noviembre, diciembre y la extra del último mes de 2011.

La factoría, adquirida hace seis años por el grupo empresarial Nueva Rumasa, fue puesta en marcha en Ávila por Elgorriaga en 1979, para después ser adquirida en 2001 por Cantalou S.A., cuyos responsables plantearon en 2002 un expediente de regulación de empleo que fue paralizado y que podía haber afectado a unos 30 empleados.