En la fábrica de Santa Perpètua de Mogoda

Huelga en Panrico si los trabajadores no acuerdan hoy las condiciones laborales

La asamblea de trabajadores ha tomado hoy mismo esta decisión tras valorar la última ronda de negociaciones que se han realizado para evitar el cierre de la fábrica y garantizar los puestos de trabajo

Panrico y su plantilla se asoman al precipicio del cierre
Panrico y su plantilla se asoman al precipicio del cierre

Los trabajadores de la planta de Panrico en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) irán a la huelga si la empresa y los sindicatos no alcanzan un preacuerdo sobre las condiciones laborales, en una reunión prevista para hoy con la mediación de la Generalitat.

La asamblea de trabajadores ha tomado hoy mismo esta decisión tras valorar la última ronda de negociaciones que ha tenido lugar en las últimas semanas para evitar el cierre de la fábrica y garantizar los puestos de trabajo.

En un comunicado, Pedro Izquierdo, el portavoz de CCOO, sindicato mayoritario en la planta de Santa Perpètua de Mogoda, ha explicado que los operarios no desean alargar las negociaciones más allá de la reunión de hoy y que por este motivo han planteado una posible huelga.

En la asamblea, los trabajadores se han mostrado especialmente críticos con la actitud "prácticamente inamovible" de la empresa y han ratificado la propuesta de CCOO de recurrir a las prejubilaciones de unos 50 trabajadores y a la congelación salarial para conseguir un ahorro importante de los costes.

La propuesta sindical incluye también medidas relativas al absentismo, la antigüedad, las vacaciones, los permisos y la flexibilidad interna.

Estas medidas permitirían, según Pedro Izquierdo, mantener e incluso incrementar la producción de la fábrica, lo que garantizaría el mantenimiento de la plantilla actual y la actividad futura de la planta en la que trabajan 450 personas.

CCOO ha denunciado que la empresa continúa sin actualizar los salarios pactados en convenio para el año 2010 y que no haya abonado la paga extraordinaria de Navidad de 2011.

Por su parte, la empresa ha llegado a amenazar con cerrar la planta si los sindicatos no aceptan la reducción salarial que plantea y que oscila entre un 2% y un 40% alegando que los costes laborales de Santa Perpètua son mucho más altos que los de otras factorías del grupo en España.

El grupo, que comercializa marcas como Bollycao o Donut, arrastra pérdidas de 229 millones de euros debido a la caída del consumo interno.