El consejero delegado advierte sobre las huelgas

Iberia asegura que la situación puede llegar a ser "inmanejable"

El consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez Lozano, ha asegurado en un encuentro con periodistas que "puede llegar un momento en el que, por las huelgas, Iberia sea inmanejable".

Rafael Sánchez Lozano, consejero delegado de Iberia, ha reconocido hoy la delicada situación laboral por la que atraviesa la empresa con un "duro" calendario de huelgas de los pilotos y la "amenaza de paros" de los trabajadores de tierra y los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) que se concretarán esta misma semana. El directivo afirmó que la suma de las protestas "puede llegar a hacer inmanejable la situación de la compañía".

Sánchez Lozano se esforzó en distinguir entre los movimientos de protesta del colectivo de pilotos y los del resto de la plantilla. "Es muy difícil llegar a un acuerdo con los pilotos, ya que rechazan la creación de Express". Además señaló que "llevan desde el mes de abril en una actitud de no colaboración y de brazos caídos". El directivo dio a conocer un informe que la compañía solicitó a Deloitte la pasada primavera en la que se asegura que los ahorros que ha hecho el Sepla en el marco de la negociación del convenio suponen "ahorros de tan solo 17 millones de euros anuales" y no de 664 en un período de ocho ejercicios, tal como mantiene el sindicato.

El directivo desveló que las razones de fondo del conflicto que enfrenta a Iberia con el Sepla, además de la negativa a aceptar Express, están en que "los pilotos ofrecen unos ahorros muy pequeños que, además, tienden a anularse con el paso del tiempo". En segundo término Sánchez Lozano afirma que "al no flexibilizar las condiciones el convenio, la disponibilidad real de los pilotos, a causa de las rigideces, no superará en ningún caso las 608 horas anuales, cuando el tope de la reglamentación internacional las situa en 900 horas".

El consejero delegado ha dejado claro que el principal problema de la compañía con el Sepla es la rigidez de su convenio, y que por ello IAG ha tomado la decisión de hacer contrataciones en un marco laboral distinto para Iberia Express.

Tierra y TCP

Sánchez Lozano cree que con los sindicatos de tierra y con los TCP "hay tiempo para llegar a un acuerdo" antes del próximo 3 de febrero, fecha a partir de la cual comenzarán las protestas de estos dos colectivos. Fue taxativo al asegurara que "no vamos a dar garantías de empleo más allá de las que recogen en su convenio actual hasta diciembre de 2012, si no es a cambio de otras contrapartidas". El directivo ha propuesto la apertura de los convenios colectivos de tierra y TCP, pero señaló que "los sindicatos se han cerrado en banda".

Sobre el tema de fondo de si Iberia Express contratará sus servicios de handling con la división de servicios aeroportuarios de la matriz, afirmó que "estaría encantado de que así fuera, pero el problema es que no estamos dando este servicio a precios de mercado".

Sobre la contratación por Iberia Express de los tripulantes de cabina de pasajeros eventuales de la matriz señaló que "es un problema que tiene solución", y a la vez indicó que las diferencias con los sindicatos de TCP "no están en este tema sino en la exigencia de garantías de empleo hasta 2015".

Sánchez Lozano no quiso cuantificar las pérdidas en las que incurre Iberia a causa de la conflictividad laboral. Dijo que "todas las huelgas son un desastre para las empresas y siempre tienen consecuencias", pero declinó precisar que ocurrirá si los paros se generalizan y la situación se vuelve "ingobernable". La función de un gestor es "tomar medidas", advirtió.