Para estabilizar el mercado

Altadis pide una moratoria fiscal en el tabaco

Altadis considera que es necesario congelar durante dos años la estructura fiscal del tabaco para que el mercado se estabilice y se recupere la cifra de recaudación tras el descenso producido en el ejercicio 2011 por la reaparición del contrabando.

La filial de la multinacional británica Imperial ha indicado en un comunicado que, según sus cálculos, la recaudación del Estado en impuestos especiales por la venta de tabaco durante el año 2011 ha caído casi 1.300 millones de euros, en concreto 1.279 millones, siendo esta la primera vez en los últimos 25 años en los que cae.

Altadis se ha referido a que, según la previsión realizada en el presupuesto por el Gobierno anterior, la cifra de ingresos habría ascendido a 9.054 millones de euros, "cuando finalmente se ha cerrado en 7.775 millones, un 14,13 % menos".

La tabaquera ha recordado que el Gobierno anterior llevó a cabo un aumento de los impuestos sobre el tabaco a principios de diciembre de 2010 y anunció que este incremento permitiría elevar en 780 millones la cifra inicialmente presupuestada, que era de 8.274 millones, "pero el tiempo se ha encargado de demostrar que una subida de impuestos no asegura una mayor recaudación".

Según la propietaria de "Fortuna", esto se debe a un "fenómeno de agotamiento y fatiga fiscal dado el elevado nivel impositivo sobre el tabaco existente ya en España, que asciende al 79 % de precio de venta al público de la categoría de marcas de cigarrillos más vendida".

El aumento de la presión fiscal ha supuesto, según ha argumentado Altadis, "un efecto perverso sobre el mercado al reactivar un problema que estaba prácticamente erradicado, el del comercio ilícito de tabaco (contrabando más falsificaciones), y que se ha intensificado también por la crisis económica.

Según el director de Asuntos Corporativos y Jurídicos de Altadis, Jaime Gil-Robles, "la única manera de garantizar el nivel de ingresos mediante los impuestos especiales es congelar al menos durante dos años la estructura fiscal y permitir así al mercado recuperarse, dentro de la delicada situación económica que tiene el país".

Ha añadido que "hemos llegado a una situación en la que la carga fiscal del tabaco en España es tan elevada que lo único que conseguiría cualquier incremento será reducir los ingresos del Estado y fomentar, aún más, la actividad delictiva del tabaco ilegal"

Ha pedido que se tenga en cuenta el efecto multiplicador de las elevaciones impositivas que se da en este sector y ha alertado de que una "posible subida del IVA provocaría un incremento automático en el precio de los cigarrillos, lo que debería obligar entonces a revisar a la baja otros impuestos del tabaco para evitar la pérdida de la recaudación".