Primera sesión después de los recortes de rating de la agencia

Los mercados examinarán a Europa tras el varapalo de S&P

La agencia de calificación oficializó su decisión de arrebatar la triple A a Francia y a Austria, y de degradar a otros siete países de la eurozona, una vez cerrados los mercados, pero los insistentes rumores que aparecieron durante la sesión del viernes ya dejaron huella. Pero será mañana cuando los mercados den su veredicto.

La apertura de la sesión de mañana se prevé agitada. Los mercados bursátiles y de deuda tendrán que digerir el varapalo de Standard & Poors a nueve de los quince países de la eurozona.

Las filtraciones comenzaban a llegar a los operadores durante la recta final de la sesión del viernes. Entonces, pese a no ser oficial, la decisión de la agencia de rating ya se dejaba notar, tanto en las primas de riesgo como en los parqués del Viejo Continente. En España, el diferencial de deuda con Alemania abría en 330 puntos básicos, para cerrar en 345. El Ibex 35, que se mantenía estable durante la mañana con una ganancia del 1%, la veía neutralizada en cuestión de veinte minutos. Por su parte, Italia volvía a superar los 500 puntos coincidiendo con el inicio de los rumores, para finalmente cerrar en 487. Su índice de referencia registraba unas ganancias ligeramente superiores a medio punto para acabar cediendo un 1,20%.

Todas las miradas se centrarán en Francia, principal damnificada por la revisión de S&P. Pese a que algunas voces apuntan a que no había que sobrevalorar las decisiones de la agencia, los responsables del país, incluído el presidente Sarkozy, se han apresurado a afirmar que se acometerán más medidas de ajuste y nuevas reformas. Herido en su orgullo, el bono galo a diez años cotizaba el viernes sin mayor variación en el 3%, pero repuntaba ligeramente hasta el 3,12%, con la prima de riesgo en 131 puntos básicos. La Bolsa de París, que avanzaba un 1%, terminaba cayendo un 0,11%.

El bono austriaco también superaba la barrera del 3% y su prima de riesgo escalaba hasta 121 puntos.

Lo que, en principio, no se será el bono alemán, de nuevo en niveles bajo de rentabilidad. El viernes bajaba hasta el 1,76%, el nivel más bajo al cierre desde el 9 de noviembre pasado. Las dudas vuelven a surgir tras unas semanas de tregua.

El euro, por su parte, sigue a la baja. El viernes caía un 1% y hoy también pierde valor, aunque de forma mínima, hasta 1,2678 dólares. Mañana, los mercados darán su veredicto.