Pierde abonados en noviembre

Movistar sigue la sangría de clientes en ADSL y en móvil

Nada funciona. Movistar ha bajado precios de forma muy agresiva en ADSL y en móvil, pero los clientes no responden. Solo la fibra permite respirar a la operadora.

Usuarios con sus móviles
Usuarios con sus móviles

Nadie puede decir que noviembre haya sido un mal mes para las telecomunicaciones. Bueno, salvo que la operadora en cuestión se dedique exclusivamente a la telefonía fija, un área que no levanta cabeza desde que comenzó la crisis, con las empresas y los usuarios prescindiendo de su línea tradicional (por devoción u obligación) para ahorrar en la factura.

En telefonía móvil fueron casi 104.000 los clientes que se sumaron a las filas celulares en 30 días, mientras que en banda ancha las altas fueron de 47.794, según los datos mensuales recién publicados por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

Sin embargo, este crecimiento no se repartió de forma proporcional entre las operadoras. Al contrario. Hay dos grupos que descorchan mes tras mes una botella de champán (o cava) cada vez que salen estas cuentas. Son los operadores móviles virtuales (Pepephone, Másmovil, Jazztel Móvil...) y las compañías alternativas de ADSL (Jazztel, Orange y Vodafone).

En el bando contrario está Telefónica, que opera con la marca Movistar. Haga lo que haga, esta compañía, sencillamente, no consigue remontar.

Y eso que se esperaban con expectación las cifras de noviembre. El exmonopolio ha cambiado radicalmente de estrategia y ha puesto en marcha agresivas rebajas de precios tanto en telefonía móvil como en ADSL. Los resultados iniciales fueron desalentadores, pero se contaba con que la lluvia fina fuera calando en los usuarios y convenciéndoles de que, esta vez sí, la historia era distinta.

Pero los abonados han seguido dando la espalda a Movistar, según la CMT. En noviembre, la operadora perdió 78.630 clientes de telefonía móvil y casi 15.000 usuarios de ADSL desertaron de sus filas.

En este desierto, solo hay un oasis: la fibra. Movistar tiene ya 150.000 usuarios en esta tecnología y crece a un ritmo de más de 10.000 clientes al mes. En noviembre fueron 11.578 las altas que logró con la fibra, unas adhesiones mucho más fieles que las de ADSL, muy complicadas de robar. Es el fortín que se está construyendo Telefónica para el futuro. Pero, por ahora, no es suficiente. Si se descuentan las bajas de ADSL, el saldo neto de Movistar en banda ancha es negativo.

La otra cara de la historia tiene otros nombres. Los operadores móviles virtuales han cerrado otro mes para la historia. Fueron casi 158.000 las altas que lograron en noviembre, lo que lleva su cuota de mercado al 6,3%. Yoigo, sin embargo, sigue con su tendencia a frenarse. Ha perdido impulso. Sumó menos de 20.000 clientes y sigue muy poco por encima del 5% de cuota.

Orange, mientras tanto, es la única de las tres grandes que mantiene el tipo, con 14.350 usuarios nuevos en noviembre, mientras que Vodafone vuelve a pinchar, con casi 10.000 bajas.

En banda ancha, los ganadores son Jazztel, Orange y Vodafone. Entre las tres sumaron 42.460 altas en noviembre y superan ya el 31% de cuota de mercado. El cable (Ono, R, Euskaltel y Telecable) sigue en terreno de nadie. Suma clientes, pero no deja de perder cuota.