El presidente está a favor de las garantías laborales, pero no a cualquier precio

Vázquez: "La puesta en marcha de Iberia Express es innegociable"

Antonio Vázquez, presidente de International Consolidated Airlines Group (IAG) y de Iberia, aseguró ayer que Iberia Express "se va a hacer", pese a la amenaza de huelga de pilotos, tripulantes de cabina (TCP) y personal de tierra, e insistió en la posición de la compañía de estar "en permanente disposición de negociar".

El máximo responsable de IAG e Iberia lo tiene claro. En un encuentro con periodistas en la presentación de Fitur, feria de turismo de la que preside el comité organizador, Vázquez explicó que las dos convocatorias de huelga, la de los pilotos y la del personal de tierra y azafatas, son problemas distintos. "El Sepla se opone a que se cree una nueva compañía, mientras que el resto de los colectivos no se oponen en absoluto", sentenció.

Con respecto a esos últimos colectivos, que piden garantías laborales hasta 2015, más allá del plazo de 2012 establecido en sus convenios, Vázquez se mostró contundente: "En 2015 no sabemos ni con qué moneda le vamos a pagar a la gente".

A pesar de ello aseguró que la compañía no se opone a dar esas garantías de empleo, pero justificó que hay que analizar cuáles son las contrapartidas en caso de dar dichas garantías durante un periodo de tiempo adicional. "Extender más garantías sin nada a cambio me parece absurdo y no lo vamos a hacer", añadió Vázquez.

La filial de bajo coste operará en torno al próximo 25 de marzo

El presidente insistió en que "la posición de la compañía era, es y seguirá siendo que no hay ninguna afectación al empleo dentro de Iberia como consecuencia del lanzamiento de Iberia Express". Ahora bien, si los puestos de trabajo se vieran afectados "como consecuencia de la evolución del mercado, es una cosa distinta", apuntó. "Nadie puede garantizar nada, y hoy menos que nunca".

La compañía aérea, consciente de que los paros en distintos colectivos pueden afectar de forma importante a la actividad de la aerolínea, asegura que "la compañía no puede paralizarse". En opinión de Vázquez, los distintos colectivos de trabajadores pueden plantear "cualquier tipo de escenario que entre en el marco de la ley", aunque la compañía establecerá los servicios mínimos necesarios para minimizar su impacto.

Vázquez reclamó un cambio inmediato en la reglamentación de las huelgas en España. "Es público y notorio que hace falta redefinir con carácter de extrema urgencia el marco general de relaciones laborales, que lastran nuestra competitividad", argumentó.

Sobre el coste de la huelga, el presidente de IAG aseguró que no ofrecerá ninguna información hasta que no acabe la situación. "Es un número especulativo sin ningún sentido", afirmó, y aseguró que, posteriormente, cumplirá con transparencia y se informará de cuál ha sido el coste.

Por su parte, el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, aseguró que "en algunas semanas" se hará la presentación formal de su nueva filial Express. Comenzará a operar en torno al 25 de marzo, y presentará entonces las rutas de la aerolínea y su logotipo. "Comenzará a volar aproximadamente el 25 de marzo con cuatro aviones", precisó.

Vueling apuesta por El Prat

Vueling invertirá 325 millones en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, para incorporar cinco nuevos aviones a su flota e incrementar así su actividad este próximo verano, hasta ofertar un total de 70 rutas, lo que se traducirá en la contratación de 165 personas. Con la ampliación de la flota, Vueling contará con un total de 28 aeronaves con base en El Prat y crecerá en 23 su oferta de rutas directas desde la capital catalana, según informó ayer su presidente, Josep Piqué.

Los nuevos aviones permitirán también llevar a cabo diferentes combinaciones de vuelos en conexión para aumentar hasta 900 las posibilidades de llegar o salir vía Barcelona. Este plan de crecimiento de la compañía aérea con base en Barcelona permitirá crear 165 puestos de trabajo, de los que 50 servirán para cubrir las necesidades de tripulación (30 por avión) y las otras 15 para oficinas. Otra repercusión positiva será el aumento que se estima en un 5% del volumen de negocio de los proveedores habituales de Vueling en ámbitos como el handling (gestión de equipajes en tierra) y catering.