Cierre de las Bolsas europeas

Las subastas juegan a favor

Día de subidas en Europa gracias a los buenos resultados de las subastas en España e Italia, pero muy lejos de máximos por los malos datos macro en EE UU, tanto de paro semanal como sobre todo de ventas al por menor, al peor nivel en siete meses, y un desplome de los granos en EE UU, tras un informe del departamento de agricultura con mayores existencias de lo esperado. La llegada del futuro del mini S&P 500 a la resistencia 1.300 también ha tenido mucho que ver con una vuelta a la baja bastante violenta, que deja mal sabor de boca final. Las figuras triangulares en Europa aún no se han roto.

El BCE no ha tocado tipos como la mayoría de operadores esperaba.

Personalmente sigo valorando, aunque casi nadie habla de ello, lo que pasó ayer con Merkel. Llevábamos meses de desesperación diciendo absolutamente a todo que no. No dejaba el más mínimo resquicio, pero ni el más mínimo. Pero parece claro que el dato de PIB alemán de contracción de -0,25% en el cuarto trimestre y la previsión de crecimiento en el 2012 de un 0,6% y eso con suerte... le ha hecho cambiar. Es triste que le tenga que ir mal a Alemania para que se empiecen a dar soluciones pero es lo que hay.

Alemania además empieza a ser consciente de que si cae Grecia, cosa cada día más posible, se puede encender una traca muy peligrosa. Grecia es un agujero negro, por mucho dinero que se le dé siempre necesita más y más. Grecia fue la espoleta de todo, y sigue y sigue... Este tema hay que resolverlo como sea, y empezar a tomar medidas para bajar la financiación en los países con problemas. Hoy era muy triste leer en El Mundo cómo la Mafia, estaba poniéndose las botas en Italia, haciendo de prestamistas, ya que los bancos han cerrado el grifo. Una tragedia nacional esto de la mafia. En China está pasando exactamente igual. Con la diferencia de que se entera menos gente.

Desde el punto de vista técnico seguimos esperando a ver qué sucede con las figuras triangulares. Si tomamos el futuro del eurostoxx como referencia y dando algo de filtro para estar seguros, podríamos considerar que por encima de 2.,400 estaría rompiendo y la subida podría ser violenta.

Mientras en EE UU el futuro del mini S&P 500 que está mucho más fuerte, tiene potencial como pase la resistencia 1.300 para irse como poco a 1.350.

Pero de momento, lo que ha pasado es justo todo lo contrario, el acercamiento a la zona de resistencias lo que ha supuesto es una lluvia de papel. Además da la sensación que la subida hasta ahora ha venido por cierre de cortos y entrada de manos débiles, ya que los indicadores que siguen los movimientos de manos fuertes, muestran que aunque están compradores de saldo neto desde antes de navidades, su nivel de actividad es mínimo.

Si Alemania cambia de actitud y es posible que lo esté ya haciendo, las bolsas podrían dar una sorpresa agradable, si es que se mantiene dentro de la jaula al tigre de deudas de Grecia... pero en un mercado tan complicado como este mejor ser prudentes.

No paro de dar vueltas a esta frase que ha dicho el BCE... "Los bancos que han tomado prestado el dinero del BCE no son los mismos (que los) que están redepositando el dinero en la facilidad de depósito del BCE".

Pues igual tiene razón, y no hemos caído en ese detalle, pero creo que el BCE se confía demasiado. De acuerdo no es el mismo dinero que han prestado ellos, son otros, pero ¿y como se puede consentir que no haya crédito y todo ese dinero esté ahí?

El mismo responde:

"Pese a la moderación en el crecimiento de los créditos, las cifras sobre préstamos no sugieren hasta ahora para el conjunto del área del euro que la elevadas tensiones en el mercado financiero lleven a una restricción de crédito considerable en el área del euro en conjunto en el periodo hasta noviembre".

Pues nada es estupendo que "en el conjunto" de la zona euro no haya problemas de crédito, pero esto es poco serio, no los habrá en Alemania y en unos cuantos más que tiran de la media hacia arriba, pero en la otra media eurozona el corte del crédito es dramático.

No sé, no me convence la actitud del BCE, siempre reconociendo que su barra libre de liquidez ha sido decisiva, pero le veo muy complaciente con los bancos, demasiado.