Banca española

Funcas cree que el sector deberá cerrar al menos 1.400 oficinas más

El Servicio de Estudios de Funcas, la fundación de las cajas de ahorros, considera que, pese al fuerte ajuste llevado a cabo, el sector financiero español sigue estando sobredimensionado. La entidad presentó ayer un informe en el que el catedrático de la Universidad de Valencia e investigador del IVIE, Joaquín Maudos, estima que bancos y cajas aún deben recortar 1.400 oficinas más para regresar al nivel previo al "boom de la expansión".

Este tuvo lugar entre 2002 y 2008, cuando en España se abrieron 7.066 oficinas bancarias. Un crecimiento del 17%, frente a la reducción del 13% registrada de media en la UE. Si en el Viejo Continente había una oficina por cada 2.000 habitantes, en España había una por cada 1.000. En dicho periodo, el número de empleados de banca creció un 14%. En Europa cayó un 4%. Al sur de los Pirineos, el ajuste no llegó hasta el estallido de la crisis, en septiembre de 2008. Desde entonces, el sistema financiero español ha cerrado 5.500 oficinas y ha reducido más del 10% de su personal. Maudos calcula que restan por cerrar unas 1.400 más. A seis empleados de media por centro, equivale al despido de otros 8.400 empleados. Eso, aclara Maudos, sin contar el ajuste de oficinas y empleo que generará la nueva ronda de fusiones que se avecina.

Discriminar al sanear

Los 50.000 millones de euros que Economía busca que provisione la banca española podrían bastar para sanear sus balances, defienden en Funcas. Instan, eso sí, a que se discriminen los activos, pues "se puede dotar el suelo al 80%, pero no la vivienda terminada".