Entre las medidas, la congelación de salarios

Air France-KLM anuncia recortes de 1.000 millones

El franco-holandés Air France-KLM ha anunciado hoy un plan de recortes de gastos de 1.000 millones de euros en los próximos tres años, lo que incluye la congelación de los salarios de sus empleados en los dos próximos ejercicios.

Con esta medida, la compañía aérea Air France-KLM afronta las tres prioridades de su plan de reestructuración para el periodo 2012-2014, que pasa por restaurar la competitividad de la aerolínea, la reforma de su actividad de media y corta distancia y la reducción del endeudamiento, indicó la empresa en un comunicado.

El plan de ahorro prevé la congelación de los salarios de los trabajadores de Air France en los ejercicios de 2012 y 2013 y la moderación de los de KLM.

El proyecto no comporta la supresión de empleos, pero el grupo proseguirá con la congelación de las contrataciones decidida en septiembre pasado.

"Esfuerzos suplementarios de productividad, una nueva reducción de gastos generales y una adaptación de la red completarán estas medidas", señaló la compañía.

Air France-KLM también revisará a la baja sus inversiones para el próximo periodo, que pasarán a ser de 5.000 millones en los próximos tres años frente a los 6.000 millones de 2009-2011.

Esta decisión provocará que el grupo deba reestructurar su flota de aviones a medio plazo, a través del retraso de las entregas de aparatos o la anulación de pedidos no confirmados.

La aerolínea indicó que pretende estabilizar su oferta en los próximos años, dada la "incertidumbre" que pesa sobre el sector y el "desequilibrio persistente entre la oferta y la demanda" en el mismo.

Así, Air France-KLM apenas aumentará su oferta un 5 por ciento en el periodo 2012-2014, según anunció.

La compañía destacó que la reducción de la flota del grupo y de las inversiones no afectará a las dedicadas a la mejora continua de la seguridad de las operaciones y de las que estén ligadas a los servicios para los clientes.

En tercer lugar, la dirección del grupo se marcó como objetivo reducir la deuda del mismo en unos 2.000 millones de euros, para situarla entorno a los 4.500 millones.

En paralelo, Air France-KLM pondrá en marcha un "plan de transformación del conjunto de sus trabajadores" con el que pretende generar un aumento suplementario de 1.000 millones de euros de su capacidad de autofinanciación en tres años.

Para volver a la rentabilidad, la aerolínea necesita una mejora "muy importante" de la productividad en todos sus sectores, lo que conllevará "una renegociación de las reglas del empleo contenidas en los convenios colectivos existentes", para lo que negociarán con los sindicatos.

Air France-KLM procederá a una reestructuración de su actividad de medio y corto recorrido, que en el ejercicio 2011 perderá unos 700 millones de euros.

La mejora de la utilización de los aviones, el refuerzo de la productividad en todas las categorías de personal y la subcontrata de algunos servicios, son algunas de las medidas anunciadas.