Rebaja de rating

Moody's hunde a Valencia más dentro del bono basura

Moody's ha recortado dos escalones el rating de Valencia, para dejarlo en Ba3, hundiéndolo más en la consideración de bono basura por los problemas de liquidez y los vencimientos de deuda de la Generalitat. La calificación queda tres escalones dentro del rating de bono basura. Asimismo, ha puesto en revisión con perspectiva negativa todas las calificaciones de comunidades y diputaciones forales, por el notable deterioro de la confianza.

La agencia de calificación Moody's ha recortado el rating de Valencia dos escalones, de Ba1 a Ba3, con lo que la calificación de la comunidad queda a tres escalones de recuperar el llamado "grado de inversión". La agencia explica que las tensiones de liquidez de la Generalitat y los elevados vencimientos justifican la decisión.

El rating de Ba3 está tres escalones del bono basura y está al borde de lo que Moody's considera "alto riesgo crediticio" y "pobre calidad de crédito". Ningún país de Europa Occidental, salvo Grecia, tiene una nota más baja. Ba3 es la nota de Georgia, Angola o Montenegro, y países como El Salvador tienen mejor nota que Valencia.

Valencia afronta vencimientos de deuda por 4.400 millones en 2012. Moody's, además, destaca que la Generalitat no pagó una deuda de 123 millones al Deutsche Bank el 27 de diciembre, y que aunque sí abonó esta cantidad dentro del periodo de gracia previsto, "este retraso subraya la presionada posición de liquidez de Valencia".

La Generalitat ha contratado recientemente líneas de crédito de 1.180 millones (incluyendo 300 del ICO), pero aun así Moody's ve la situación de liquidez precaria y dependiente de las medidas de apoyo del gobierno central.

Paralelamente, la agencia ha colocado en revisión a la baja toda la deuda comunidades y diputaciones forales, por el notable deterioro de las condiciones de mercado para estos emisores.

Las comunidades tienen unos 17.000 millones de euros en vencimientos en 2012. Como su acceso al mercado de capitales es problemático, dice Moody's, solo se pueden financiar con altos tipos de interés y a corto plazo. Además, este año también vencen emisiones "patrióticas" destinadas a minoristas, y el interés de los inversores no es el del año pasado. Moody's destaca que Valencia no pudo refinanciar su emisión de deuda de 1.500 millones destinada a particulares. La agencia destaca los riesgos de liquidez de las comunidades por la desconfianza del mercado. "Incluso regiones con finanzas sólidas están expuestas a problemas de liquidez".

Por otra parte, Moody's tampoco espera que las comunidades cumplan los objetivos de déficit para 2012. "El Gobierno ha informado de una ampia desviación del objetivo este año, con un déficit esperado del 2,7% frente al 1,3% previsto. En este contexto, el cumplimiento en 2012 es altamente incierto", dice la firma, que alude también al deterioro del estencario macroeconómico como factor negativo añadido. Prevé una contracción del PIB del 0,5% al 1%.

La revisión concluirá en los próximos tres meses, según Moody's. Dos comunidades, Catalunya y Castilla la Mancha, tienen un rating un escalón superior al de Valencia (ambas están en Ba2). La agencia examinará la posición de caja de estos gobiernos regionales y las implicaciones de las iniciativas sobre el recorte de déficit autonómico emprendidas por el gobierno central.

Para que no bajen los ratings, Moody's apunta la necesidad de equilibrar las cuentas públicas en las autonomías y, también, la posibilidad de que el gobierno respalde en mayor medida a las comunidades.