El presidente de la gestora publica una carta en la que marca la hoja de ruta a Draghi

Carmignac: el BCE debe comprar deuda de España e Italia de forma masiva

Edouard Carmignac, presidente de la Carmignac Gestión, ha publicado hoy una carta en los principales diarios del mundo (El País y Financial Times, entre otros) en la que felicita a Mario Draghi por las bajadas de tipos, pero le advierte que tiene que tomar más medidas.

Edouard Carmignac no ceja en su empeño. Si hace tres meses le mandó una carta a Jean-Claude Trichet en la que le reprochaba duramente su actuación durante la crisis, hoy le envía otra a su sucesor, Mario Draghi, en un tono mucho más conciliador.

Carmignac Gestión es una de las gestoras más famosas del mundo por su exitosa gestión. Cuenta con un patrimonio de 45.000 millones de euros y una veintena de productos. Desde 1997, el comienzo de la crisis, ha triplicado el patrimonio que administra.

A su presidente y fundador, Edouard Carmignac, le gusta aparecer en la prensa para mostrar su opinión sobre los acontencimientos y, de paso, aconsejar a los que pueden tomar decisiones. En la carta de hoy, publicada en varios periódicos de todo el mundo -El País, Financial Times o Il Sole, entre otros- a formato de página completa y como publicidad.

En la publicada hoy, se dirige a Mario Draghi y le da sus "más sinceras felicitaciones" por haber borrado las "desafortunadas subidas de tipos de su predecesor" y por haber brindado a la banca acceso ilimitado a financiación en euros y dólares. También le da la enhorabuena por haber incitado a los países de la zona euro a alcanzar un pacto fiscal.

Carmignac advierte a Draghi, sin embargo, que los resultados de las medidas son decepcionantes y le conmina de manera inmediata a tomar más medidas. "Es imperativo que el BCE anuncie su intención de comprar deuda pública de los países en dificultades sin restricciones de volumen y sin intervenir dichas intervenciones", sentencia el presidente de la gestora francesa.

El gestor señala que el banco central debe comprar de forma masiva porque, si no, solo servirán para mantener los costes de devolución de la deuda en los niveles actuales. "Para impedir las desviaciones, se debe estipular que a partir del momento en el que las compras acumuladas del BCE excedan un umbral expresado como un procentale del PNB (Producto Nacional Bruto) de un país, éste deberá someterse obligatoriamente a un programa de ajuste estructural del FMI", añade.