Recolocará a los empleados afectados

Airbus lleva parte de la producción del A-320 de Gales a Corea

Airbus comienza a deslocalizar trabajos que venía desarrollando en Europa en sus propias plantas, en lo que supone un impulso a su plan estratégico, que prevé ampliar su presencia en países emergentes.

El fabricante aeronáutico confirmó ayer que trasladará parte del trabajo que venía realizando en la planta británica de Broughton (en el norte de Gales) a Corea del Sur, tras la firma de un contrato con el grupo coreano KAI.

En concreto, la compañía asiática pasará a hacer los revestimientos inferiores de las alas de los A-320 (los aviones de pasillo único, que son los más vendidos de Airbus) que hasta ahora eran responsabilidad de alrededor de 200 trabajadores de Broughton.

La filial de EADS se ha comprometido a recolocar a los empleados afectados y ha asegurado que la decisión servirá para liberar recursos y atender los planes del grupo de aumentar la tasa de producción de sus aeronaves próximamente.

La planta de Broughton (de la que han salido clásicos de la aviación como los aviones Comet y Mosquito fabricados por De Havilland) es la responsable del ensamblaje de las alas de todos los aviones civiles de Airbus. Cuenta con 5.000 trabajadores, la mayoría de ellos en tareas de fabricación y montaje.

Para el sindicato local Unite, la deslocalización supone un revés para la industria aeroespacial del Reino Unido. El portavoz Ian Waddell recordó que el país cuenta con muchas empresas del sector preparadas y que están deseando aceptar carga de trabajo por parte de Airbus.

"El Reino Unido es un líder mundial en la fabricación de alas de aeronaves pero este contrato debilita, precisamente, esta posición y da a nuestros competidores internacionales una ventaja innecesaria", apostilló Waddell en un comunicado.

Objetivo 2020

Uno de los objetivos que se ha fijado EADS (matriz de Airbus) para 2020 es que el 20% de su plantilla esté en lugares fuera de Europa, frente al 7% actual. Una de sus zonas de expansión es Asia-Pacífico, que sumará el 34% de la demanda de nuevos aviones hasta 2030.