Nuevo tirón de orejas al Gobierno

Fitch advierte que la deducción por vivienda frenará la "necesaria" caída de precios

Nuevo tirón de orejas al nuevo Gobierno del PP por rescatar la deducción fiscal por compra de vivienda. Después de las críticas vertidas por el Banco de España, que aboga por impulsar el alquiler, ahora es el turno de Fitch. La agencia de calificación cree que el incentivo a la compra frenará la "necesaria" reducción de precios de las casas.

Si el Banco de España advirtió recientemente que la recuperación de la desgravación fiscal para la adquisición de vivienda sin límite de renta puede volver a dañar la economía y alimentar nuevas burbujas inmobiliarias, ahora las críticas viene por parte de una de las tres principales agencias de calificación de riesgos. Fitch considera que devolver el premio fiscal a todos los contribuyentes "ralentizará la necesaria corrección de los precios" en el sector inmobiliario.

Lo que ha caído el precio de la vivienda durante la crisis varía según la fuente, pero se estima en torno a un 20% o más (Tinsa lo eleva al 25%). En lo que sí coinciden los diferentes servicios de estudios y analistas es en que tienen que seguir bajando para poder ajustarse a la demanda, castigada por la crisis, el elevado paro y las dificultades de acceso al crédito. Se calculan que falta un abaratamiento de alrededor del 10%, de manera que el ajuste total supere el 30%.

No obstante, Fitch considera que los incentivos a la compra frenarán los ajustes de precios. Es pura ley de la oferta y la demanda. "El apoyo fiscal a la compra de vivienda podría potencialmente retrasar la necesaria corrección de precios en el mercado de la vivienda en España", afirma Carlos Masip, director del equipo de titulizaciones hipotecarias de Fitch en Madrid.

"A largo plazo este tipo de iniciativas cotribuyen a mantener precios más altos, puesto que la curva de la demanda de vivienda se mueve de forma proporcional al apoyo fiscal", añade. Sin embargo, Fitch reconoce que "a corto plazo" la medida recientemente aprobada podría ayudar a aliviar el stock y el elevado número de inmuebles en poder de la banca.

Pese a todo, la agencia opina que "los precios continuarán bajando", debido a la falta de crédito en la economía, el abultado exceso de viviendas sin vender y el deterioro económico.