No subirá el IVA "porque afecta por igual a todos los ciudadanos"

Rajoy desvela que el paro ha llegado ya a los 5,3 millones

Rajoy desvela que el paro ha llegado ya a los 5,3 millones
Rajoy desvela que el paro ha llegado ya a los 5,3 millones

Mariano Rajoy rompió ayer su silencio, tras dos semanas sin comparecer públicamente, al conceder su primera entrevista como presidente del Ejecutivo a la agencia pública Efe; estas explicaciones fueron cumplimentadas con un encuentro a puerta cerrada con diputados del Partido Popular, del que trascendieron algunos detalles. Entre ellos destaca, según diversas fuentes, la comunicación del presidente de que el desempleo afecta ya, con los datos de la EPA hasta diciembre, a 5,3 millones de personas. Admitió también que el ajuste fiscal de este año podría estar entre los 37.000 y los 40.000 millones de euros.

Mariano Rajoy centró sus explicaciones en la entrevista concedida a Efe en la economía. "Con cinco millones de parados la economía es lo más importante y quiero dar una señal de que el presidente va a dar la cara y no se va a esconder", aseguró en relación al hecho de que no haya creado una vicepresidencia económica y que él mismo se encargue de presidir la reunión de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos.

Y entre los asuntos más candentes se encuentra el déficit público, que según las previsiones que maneja el Ejecutivo, se elevó al 8% a finales de 2011, dos puntos más de lo comprometido ante Bruselas. Este desfase exigirá un ajuste adicional (ya se ha aprobado un primer recorte de 16.500 millones, que hoy se convalida en un pleno extraordinario en el Congreso) de 20.000 millones. De esa cantidad, Rajoy precisó ayer que las autonomías han sido responsables de 15.000 millones de desviación, según las primeras estimaciones de la Intervención General del Estado (IGAE). De este modo, el déficit autonómico se habría situado en el 2,7% del PIB, más del doble de lo previsto, mientras que el desequilibrio de la Administración central habría superado ligeramente el 5%, por encima del 4,8%.

En este escenario, Rajoy apuntó que las autonomías tendrán que "apretarse el cinturón" y que así se lo hará saber en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, programada para la semana que viene, en la que se fijará un techo de gasto autonómico. Posteriormente se establecerán límites de deuda y déficit que se incluirán en la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria. "Estas van a ser las primeras medidas para atajar el déficit público, recuperar credibilidad y poder financiarnos", dijo.

La supresión de gasto, sin embargo, parece que no será suficiente para completar el recorte adicional, lo que invita a pensar que el Ejecutivo podría elevar en breve el IVA, la otra figura tributaria junto al IRPF, que tiene gran capacidad recaudatoria y cuyos niveles están todavía por debajo de la media europea. Un temor que trató de disipar ayer el presidente del Ejecutivo. "Si hubiera creído preciso subir el IVA no me habría temblado la mano, pero se trata de un impuesto que afecta por igual a todos los ciudadanos y supone una subida de precios, y por ello, no preveo incrementarlo". El anterior Ejecutivo ya elevó en julio de 2010 el tipo general del 16% al 18% y el tipo reducido del 7% al 8%.

En la entrevista Rajoy señaló que se impulsará una norma con el objetivo de ayudar a las pymes y a los emprendedores, que dan empleo al 80% de los que trabajan. "Vamos a hacer algunas cosas desde el punto de vista fiscal para ayudar a los que creen empleo y generen bienestar, confirmó, como adelantó CincoDías.

Descarta que se vaya a crear un 'banco malo'

El Gobierno presentará antes del 15 de febrero un plan de reestructuración del sistema financiero que conllevará un nuevo proceso de fusiones, según anunció ayer el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy. En la entrevista con Efe aseguró que no se creará un banco malo (que consiste en agrupar en una única entidad los activos problemáticos del sistema financiero, tal y como se ha hecho en Irlanda) y explicó que el procedimiento elegido no será, por lo tanto, gravoso para los contribuyentes.

Según Rajoy, el plan obligará "al saneamiento de las entidades financieras, a su transparencia y a un nuevo proceso de fusiones de entidades" para que las resultantes tengan un tamaño adecuado, sean solventes y, sobre todo, "para que vuelvan a dar crédito a las pequeñas y medianas empresas y a las familias, sin lo cual no habrá recuperación".

Con esta afirmación, Rajoy corrobora lo sugerido a lo largo de la semana pasada por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. En el último Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría descartó que la posibilidad de poner en marcha un banco malo. "No estaba ni está sobre la mesa del Gobierno ni en la del Consejo de Ministros", señaló tajante.

Más claro fue aún el ministro de Economía, quien calculó, en una entrevista con Financial Times, que los bancos españoles deberán realizar provisiones de 50.000 millones de euros para hacer frente a los préstamos con riesgo en el sector inmobiliario. "Es esencial que los bancos saneen sus balances sin que la reforma prevista del sistema bancario suponga una carga para el Tesoro", aseguró en clara referencia a su oposición al banco malo. Frente a esa opción apostó por una nueva ronda de fusiones entre las cajas de ahorros.