Los depósitos de la banca en el BCE marcan un nuevo máximo

La desconfianza interbancaria no para de crecer

Los bancos de la zona euro han depositado en a facilidad de depósito del BCE más de 200.000 millones de euros desde que recibieron la inyección de liquidez a tres años. El viernes, la 'hucha' marcó un récord con 463.565 millones de euros. Ayer, el máximo subió a 481.935 millones.

El BCE ha regado de liquidez a la banca. Y las entidades han cogido el dinero y lo han vuelto a alojar en el BCE. Las entidades financieras prefieren reservarse el dinero por lo que pudiera venir -léase, los vencimientos que tendrán que afrontar este ejercicio-.

El importe que la banca ha dejado en la denominada facilidad de depósito se situó ayer en 481.935 millones, desde los 463.565 millones que tenían alojados el pasado viernes, una cifra que ya suponía un 75% más desde que el banco central concedió los préstamos a tres años al 1%. El BCE remunera el dinero que dejan en la facilidad de depósito al 0,25%, muy por debajo del interés al que lo ha prestado.

Cuanto menos dinero depositen en el BCE, más liquidez podrán dedicar a prestar a familias y empresas, a comprar deuda pública y a prestar en el interbancario. Este indicador ha vuelto a marcar récord histórico. El 21 de diciembre, la cantidad ascendía a 264.969 millones de euros.

La utilización de la facilidad de depósito se disparó con el comienzo de la crisis crediticia, ante la desconfianza de los bancos a prestarse dinero entre sí y a conceder créditos a la economía real. En junio de 2010, por ejemplo, el dinero depositado en esta suerte de caja fuerte ascendió de media a 288.223 millones diarios.

El importe fue bajando, a medida que disminuía el exceso de liquidez, hasta marcar un mínimo el pasado junio en los 17.219 millones. Pero con las últimas inyecciones de liquidez, especialmente con la subasta a tres años efectuado hace tres semanas, el dinero en este puerto seguro ha vuelto a dispararse.

El próximo 29 de febrero, el organismo que preside Mario Draghi volverá a realizar una subasta de liquidez a tres años.