Tasa sobre transacciones financieras

Sarkozy, dispuesto a aplicar en solitario la tasa Tobin

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, se mostró ayer dispuesto a aplicar en solitario la tasa sobre transacciones financieras -un remedo de la llamada tasa Tobin, ideada por el economista James Tobin en los años setenta y que Alemania y Francia rescataron el pasado verano- si no hay acuerdo a nivel de la UE. La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró favorable a la imposición de la tasa, si bien con matices. "Es una buena iniciativa", concedió Merkel en la rueda de prensa conjunta que los dos mandatarios dieron ayer en Berlín. Pero la jefa del Gobierno alemán matizó inmediatamente que sería "mejor" que la medida se adoptara en toda la UE.

La Comisión Europea quiere imponer a partir de 2014 una tasa del 0,1% a todas las operaciones con acciones y bonos y del 0,01% con los derivados. El objetivo es que la medida se aplique en los 27 Estados miembros de la UE, lo que permitiría recaudar unos 57.000 millones de euros. La iniciativa cuenta con la oposición cerrada de Reino Unido, que ya aplica su propia tasa (stamp duty) del 0,5%.

En Bruselas no han sentado demasiado bien las prisas de Sarkozy, que llama a "dar ejemplo". La Comisión cree que todo es una estrategia electoral del francés, que afronta en abril unos comicios presidenciales.

Amenaza de la banca

La Federación Bancaria Francesa (FBF) advirtió ayer que la imposición unilateral de una tasa a las transacciones financieras obligaría a las entidades a trasladar a otros centros financieros parte de su actividad. La FBF tachó la medida de "ineficaz y contraproducente".