Descenso en las ventas legales de cigarrillos en 2010

La venta de cigarrillos cae un 16,5% por el comercio ilícito, según Altadis

El comercio ilícito de tabaco, que incluye el contrabando y las falsificaciones, fue la variable principal que determinó una caída de las ventas legales de cigarrillos del 16,5% el año 2011. El descenso en las ventas legales de cigarrillos en 2010 había sido de un 10,3%.

Según los análisis realizados por Altadis sobre este descenso, el impacto de la entrada en vigor de la prohibición de fumar en todos los lugares públicos cerrados "se ha limitado a poco más de un 1%, concretamente al 1,2%".

La compañía explicó que el descenso sufrido por el mercado es la combinación de una serie de factores entre los que destaca el del comercio ilícito de tabaco, "una lacra que estaba prácticamente erradicada en España y que ha reaparecido de nuevo con fuerza el pasado año tras la desproporcionada subida de impuestos aplicada por el Gobierno sobre el tabaco en diciembre de 2010".

Altadis indicó que el efecto perverso de este incremento fiscal ha ido acentuando el grave problema del contrabando a lo largo del año, estimándose actualmente en el entorno del 8% de las ventas legales de cigarrillos en todo el país, y de hasta un 20% en Andalucía.

Junto a la incidencia del comercio ilícito, el estudio de Altadis señala como factores de la caída de ventas a la anticipación en la compras de cigarrillos realizadas por los distintos canales de distribución en 2010, "lo que ha favorecido el mantenimiento de un elevado stock en los puntos de venta durante 2011", y al trasvase a otros productos de precio más asequible en un contexto de intensa crisis económica y menor poder adquisitivo por parte del consumidor.

Bajada de la recaudación para el Estado

Altadis mostró su rechazo a las medidas del anterior Gobierno. Jaime Gil-Robles, director de asuntos corporativos y jurídicos, destacó la "profunda preocupación por la situación del mercado, donde el problema del tabaco ilegal y el agotamiento recaudatorio demuestran que las decisiones del anterior Gobierno han supuesto una menor recaudación para el Estado". Además, aseguró que esas medidas han perjudicado gravemente a un sector tan relevante para la economía española como el de la hostelería y la restauración, y puesto en riesgo el sector productivo tabaquero en España.