Por el desvío del déficit

Soria descarta por ahora un IVA reducido para el turismo

España recibió 57 millones de viajeros en 2011 y regresa a los niveles previos a la crisis, gracias al tirón del Reino Unido, Italia y Países Nórdicos. El Ministro de Industria, José Manuel Soria, ha descartado un IVA reducido para las actividades turísticas. "Sería una medida positiva, pero la prioridad ahora es reducir el déficit", ha dicho durante la presentación de los datos provisionales.

El incumplimiento del objetivo de déficit ha obligado al ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, a reconocer esta mañana que el turismo no se verá beneficiado por un IVA superreducido, tal y como prometió el PP en su programa electoral y como aseguró el presidente Mariano Rajoy en su discurso de investidura. "En estos momentos no hay ningún planteamiento al respecto. Creo que sería bueno, pero no es el momento porque nos hemos alejado demasiado del objetivo de déficit. Sería una medida positiva, pero la prioridad es llevar el déficit del 8% al 4,4%. No es una obsesión, es una obligación", ha asegurado durante la presentación de los resultados provisionales del turismo en España en 2011.

Antes y después de las elecciones del 20-N, el PP se había comprometido a promover una fiscalidad del 4% para las actividades turísticas frente al 8% que soportan en la actualidad. Esta propuesta, promovida desde la CEOE, trataba de elevar la competitividad de las empresas españolas en un escenario en el que algunos de nuestros competidores en materia turística, como Francia o Grecia, tienen un gravamen inferior para hoteles, restaurantes y bares con tipos del 6,5% y del 5,5% respectivamente.

En este contexto, algunas comunidades, como Cataluña, han optado por imponer una tasa turística, que varía entre uno y tres euros por pernoctación, para tratar de elevar los ingresos. Soria se ha mostrado respetuoso respecto a las decisiones tomadas por cada autonomía en su marco competencial, aunque ha tildado de contradictoria la medida. "Gravar la actividad turística no es congruente con impulsar la llegada de viajeros", resaltó el titular de Industria, que también se mostró contrario a que se subvencione a las aerolíneas extranjeras por traer visitantes, en clara alusión a las líneas de bajo coste.

Según los datos provisionales que ha presentado Soria, el número de visitantes que han llegado a España ha rozado los 57 millones, lo que supone un incremento del 8,1%, el tercer mejor registro de la historia (tras 2007 y 2008) y el regreso a los niveles alcanzados antes de la crisis. En este hito ha jugado un papel fundamental la recuperación del mercado británico, el más importante de dónde proceden uno de cada cuatro visitantes extranjeros, que ha experimentado un crecimiento del 9,1%, seguido por Italia (8,5%) y Países Nórdicos (8,4%).

Este crecimiento en las llegadas se ha trasladado directamente al gasto turístico, que según los datos provisionales, ha rozado los 53.000 millones de euros, lo que representa un avance del 8,1% y el máximo de la serie histórica, gracias al fuerte avance de los viajeros de los Países Nórdicos, con un 13,7%. Los turistas procedentes de estos destinos gastan 1.140 euros durante su estancia frente a los 932 de la media.