Los sindicatos exigen responsabilidades a la dirección

Radiotelevisión Valenciana iniciará un ERE entre sus 1.700 empleados

El ente está a la espera del estudio de viabilidad y del plan de reestructuración, encargados a una compañía externa con un coste de 190.000 euros. Hasta finales de febrero no se sabrá qué empresa es la elegida. CC OO rechaza la medida.

Sede de RTVV
Sede de RTVV

Radiotelevisión Valenciana (RTVV) tiene previsto el miércoles, durante el próximo Consejo de Administración, aprobar el pliego de condiciones para sacar a concurso la elaboración de un estudio de viabilidad y un plan de reestructuración del ente público. El proceso de adjudicación durará seis semanas, por lo que hasta finales de febrero no se sabrá qué empresa desarrollará el plan de ajuste laboral.

Según han informado fuentes de RTVV a Europa Press, el proceso de adjudicación será "muy lento" y se desarrollará "en paralelo" a la elaboración del anteproyecto de ley de RTVV que prepara el Consell para sustituir la ley de creación del ente público de 1984. El Consejo de Administración debe convocarse este lunes para poder celebrarse el miércoles ya que la convocatoria precisa de 48 horas de antelación. A las 17.15 horas aún no se había convocado, según han informado fuentes del PSPV en el Consejo de Administración.

En un comunicado, CCOO ha explicado que la dirección de RTVV ha anunciado este mediodía a los representantes sindicales su voluntad de llevar a cabo un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para reducir el número de trabajadores de la empresa. El sindicato ha destacado que la empresa beneficiaria del contrato para encargarse de establecer "las condiciones del ERE" recibirá 190.000 euros para decidir "cuántos trabajadores deben echar a la calle".

A juicio de CCOO, "esto es una nueva pantalla, como ya se hizo con el informe de Price Waterhouse, para aparentar una cierta neutralidad de la empresa en un proceso cuyas conclusiones ya tiene decididas, y de las que la dirección será la única responsable". La organización sindical ha defendido el mantenimiento de todos los puestos de trabajo y ha pedido que se depuren "responsabilidades" ante la "mala gestión" de los directivos. "Nuevamente los trabajadores nos convertimos en las víctimas de unos directivos que quieren hacernos responsables de la pésima gestión que han realizado ellos en nuestras empresas.

Los mismos directivos que pagaron 22 millones de euros por la retransmisión de la F1 a Bernie Ecclestone, o derrocharon el dinero de los valencianos con la visita del Papa, pretenden ahora echar a los trabajadores alegando motivos económicos", ha lamentado el sindicato.

Sin despidos hasta verano

Por su parte, Intersindical Valenciana ha señalado en su página web que RTVV les ha comunicado "por primera vez que hará un ERE" y ha asegurado que el informe que preparará una empresa externa y que costará 190.000 euros "no estará acabado antes de verano". Además, ha comentado que el ente público se ha comprometido a que hasta ese momento "no haya ningún despido". El sindicato ha reclamado en un comunicado al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, la destitución de todo el equipo directivo de la empresa, por ser "responsable de la quiebra técnica, social e informativa" en la que se encuentra RTVV.

Para Iv, las personas que en este momento consideran como "inevitable" la presentación de un ERE "son las mismas que han formado parte de las mesas de contratación donde se han decidido los contratos aberrantes que nos han llevado a la quiebra", entre los que cita el equipamiento técncio para cubrir la visita del Papa a Valencia. "RTVV no está arruinada, ha sido saqueada", ha apuntado, al tiempo que ha lamentado que la dirección del ente "está jugando con el futuro de 1.700 trabajadores sin asumir ninguna responsabilidad personal, política o judicial".

El sindicato ha rechazado frontalmente el ERE y ha reiterado su compromiso "de trabajar por la defensa de todos los puetsos de trabajo y por la viabilidad y rentabilidad social de la empresa". Iv ha anunciado que prepara ya reuniones con el retso de secciones sindicales para concretar la respuesta de los trabajadores.