Anuncia medidas en favor de la transparencia

El gobernador del Banco Nacional de Suiza no dimitirá

El gobernador del Banco Nacional de Suiza, Philip Hildebrand, ha asegurado en rueda de prensa que su conducta siempre ha estado acorde con la regulación existente, por lo que no presentará su dimisión a raíz de la controversia suscitada tras salir a la luz las inversiones en divisas realizadas por su esposa con antelación a que se anunciara la intervención del banco central helvético en los mercados de divisas para frenar la apreciación del franco suizo.

"No deseo esconderme de los ataques a mi persona, que han alcanzado un nivel ante el que debo emplear en mi defensa todos los recursos a mi disposición", dijo Hildebrand en su primera comparecencia pública desde que se filtraran las operaciones realizadas por su esposa.

"Mi conducta no sólo ha estado siempre acorde con las regulaciones existentes (...) Quiero dejar completamente claro que nunca he estado al tanto de haber cometido ninguna mala práctica, aunque entiendo la preocupación moral suscitada en la opinión pública", dijo el gobernador.

Respecto a las transacciones realizadas, Hildebrand señaló que su esposa, que durante quince años trabajó como operadora para un 'hedge fund', pero que actualmente dirige una galería de arte, cuenta con doble nacionalidad suiza y estadounidense, por lo que parte de los activos familiares se encuentran en dólares.

"No se trata de especular, sino de una distribución a largo plazo de nuestros recursos en una serie de distintas monedas", explicó Hildebrand, quien, respecto a la controvertida transacción realizada el pasado 15 de agosto, unas semanas antes de conocerse la intervención del BNS en los mercados de divisas, afirmó que fue realizada por su esposa sin su conocimiento.

"La transacción fue ordenada por mi esposa, quien tiene un poder notarial sobre mis cuentas, el pasado 15 de agosto mediante un correo electrónico a nuestro gestor en la Banca Sarasin y sin mi conocimiento", precisó.

A este respecto, Hildebrand apuntó que, tras tener conocimiento de la misma "a la mañana siguiente" indicó al gestor que no llevara a cabo más transacciones en divisas sin una confirmación expresa por su parte y puso la operación en conocimiento del BNS.

"Respecto a la cuestión de si pude obtener un beneficio de manera indebida, ya he rectificado este asunto antes de Navidades con una donación de 75.000 francos suizos a la organización caritativa Swiss Mountain Aid", anunció.

Mejorar la transparencia del banco

Por otro lado, el gobernador del banco central suizo admitió que este escándalo demuestra la necesidad de reformar algunos procedimientos en el seno de la entidad con el fin de aumentar la transparencia sobre las actuaciones de los miembros de la misma.

"La lección más importante que he extraído de este evento es que resulta esencial mejorar la transparencia de todos los aspectos concernientes a transacciones financieras por parte de miembros del consejo de gobierno", dijo Hildebrand.

De este modo, el gobernador anunció que propondrá que los consejeros del banco central deban informar de todas aquellas operaciones que superen los 20.000 francos suizos (16.000 euros) a auditores internos y externos para recibir autorización "antes" de que se realicen. Asimismo, estas operaciones serán difundidas públicamente por auditores externos en la junta de accionistas de la entidad, que proporcionará a dichos auditores el acceso a toda la documentación solicitada por los mismos.