Los inversores se vuelven más conservadores

Vuelven los planes de pensiones garantizados y de renta fija

La crisis continúa cambiando los hábitos del ahorrador. Los partícipes de los planes de pensiones no quieren asumir más riesgos de los necesarios y se han vuelto mucho más conservadores. En 2011, han optado por contratar garantizados o traspasar su patrimonio a planes de renta fija.

Ilustración de una bolsa con dinero
Ilustración de una bolsa con dinero

En estos tiempos revueltos, rentabilizar el dinero es el objetivo perseguido por todo aquel que disponga de ahorros. Sin embargo, la crisis global ha puesto entre la espada y la pared a un sinfín de productos financieros. Los inversores ya no están dispuestos a arriesgar más de lo necesario y en la gran mayoría de las ocasiones optan por hacer gala de su perfil conservador decantándose por la opción más segura.

En el marco de los planes de pensiones, esta teoría ha quedado sobradamente demostrada. Según una encuesta realizada por el Observatorio Inverco, todas las entidades gestoras de estos productos consideran que la crisis ha provocado que los partícipes se hayan vuelto aún más conservadores. Y para muestra un botón. En 2011, los inversores se han decantado por contratar planes garantizados (que aseguran la totalidad del capital invertido y llevan asociado un tipo de interés que puede ser fijo o variable) o traspasar su patrimonio a planes de renta fija (que invierten en bonos y valores con renta fija).

La rentabilidad, eso sí, es uno de los aspectos que se sacrifica en favor de la seguridad. Según los datos que maneja Inverco hasta el 30 de noviembre de 2011, la rentabilidad media anual ponderada de los planes de pensiones garantizados es del 2,87% a un plazo de diez años. Los planes de renta fija a corto plazo remuneran un 0,52% a un año, un 0,60% a tres años, un 1,10% a cinco años y un 1,29% a diez años, mientras que en la renta fija a largo plazo el tipo de interés es negativo a un año (-1,17%), del 0,71% a tres años, del 0,95% a cinco años y del 1,26% a diez años. En otros periodos de tiempo, la rentabilidad se incrementa. En concreto, los planes de renta fija a corto y largo plazo dan un 4,43% y un 4,67% a 21 años respectivamente. La renta fija mixta, que ofrece rentabilidades negativas a uno y cinco años, remunera un 0,40% a tres años, un 0,58% a diez años y un 4,59% a 21 años.

Y es que, según las entidades consultadas por Inverco, los aspectos que más se valoran de los planes de pensiones como producto de ahorro son, en este orden, su fiscalidad, su seguridad y transparencia, su rentabilidad y su liquidez.

La relevancia de planear la jubilación, en cualquier caso, no pasa desapercibida. Todos los encuestados consideran necesario fomentar el ahorro en planes de pensiones como complemento de cara a la jubilación, pero destacan que su índice de penetración en España es bajo en comparación con el resto de países de la Unión Europea y que, para que crezcan en el mercado, es necesario mejorar su fiscalidad, aplicar reformas en el sistema público y dotarlos de mayor liquidez.

Perfil del partícipe

Tal y como explica Inverco, el 60% de los partícipes de los planes de pensiones son hombres y el 40% restante son mujeres. Asimismo, en España la edad media se encuentra entre los 40 y los 60 años y, a la hora de contratar los planes, la red de oficinas es el sistema más utilizado, en detrimento de la banca telefónica e Internet.

El 85% de los partícipes realiza una media de aportaciones anuales menor a 10.000 euros. En concreto, un 19% lo hace en cantidades inferiores a 2.000 euros, el 36% aporta entre 2.001 y 5.000 euros y un 30%, entre 5.001 y 10.000 euros.