Por entre 13 y 20 millones de euros

Los profesionales de Arthur D. Little compran la firma a través de un Management Buy Out

El grupo de profesionales más senior de la empresa de consultoría de gestión Arthur D. Little han adquirido la firma a su anterior propietario, el grupo de origen francés Altran. El precio de la operación, que se ha realizado a través de un esquema de Management Buy Out MBO), se situará entre los 13 y los 20 millones de euros, según los resultados que obtenga la consultora, tal y como ha indicado la propia Altran.

Altran y los socios de Arthur D. Little han hecho público hoy que los profesionales de la firma de consultoría de gestión han adquirido la empresa, a través de un esquema de Management Buy Out (MBO) a su anterior propietario, el grupo multinacional Altran, de origen francés. En la operación, cerrada el viernes a última hora, han participado los profesionales más senior de la firma, entre los que se encuentran los tres directores de la compañía en España: Carlos Abad Rico, consejero delegado de la filial española, David Borrás Balcells y Jesús Portal Domínguez.

La operación está abierta también a los "principals" de la firma en la actualidad, que en España son Salman Ali, Alejandro González Primo de Rivera y Pedro Ugarte de Pedro, así como a los profesionales que vayan alcanzando en su carrera con la firma el mismo nivel de actividad y competencias, y a otros que puedan sumarse al proyecto en el futuro, provenientes del sector o la industria.

Según ha desvelado la empresa vendedora, Altran, el precio de la operación se situará finalmente entre los 13 y los 20 millones de euros, según los resultados que logre la compañía. Eso sí, la empresa vendedora señala que dada la inversión llevada a cabo en Arthur D. Little desde su adquisición en 2002 y el precio de venta, la desinversión representará un cargo neto en sus cuentas consolidadas de entre 60 y 90 millones de euros, de los cuales 38,6 millones han sido ya contabilizados en el primer semestre de 2011.

En la nota hecha pública hoy se advierte que los compromisos financieros requeridos de los socios se han sobre suscrito y que Altran Technologies proveerá la financiación necesaria para apoyar el desarrollo de Arthur D. Little en los proximos 18 meses. Concretamente, Altran pone a disposición de 1886 Partnership (nombre de la empresa que han creado los socios de Arthur D. Little para comprar la firma, incluyendo la citada marca) una línea de financiación de un máximo de 15 millones de euros, que tendrán que ser reembolsados como muy tarde en 2015 y garantizado por la marca Arthur D. Little.

La firma, que ha estado preparando su nueva sociedad privada global e independiente desde que el pasado 2 de noviembre Altran anunciase que había entrado en una negociación exclusiva de una venta de Arthur D. Little, estará dirigida por un nuevo consejero delegado global, Ignacio García Alves, líder del equipo del MBO, que ha gestionado la adquisición de la firma por parte de los socios. El directivo, que ha agradecido la confianza de los socios, ha señalado que el objetivo del MBO es doble: "Volver a tomar el destino y el gobierno de la firma en manos de sus socios y acelerar su crecimiento, atrayendo talentos clave o añadiendo firmas más pequeñas en industrias, funciones y países específicos".

En este sentido, Abad está convencido de que el hecho de que Arthur D. Little vuelva a ser una sociedad privada global, con el 100% de la propiedad de la compañía en manos de sus socios, les permitirá ser "más eficaces en atraer y retener el talento y hacer operaciones societarias cuando sea necesario para atraer dicho talento, pues el tiempo ha demostrado que esta es la forma natural de construcción societaria para una firma de servicios profesionales como esta".

Arthur D. Little fue fundada en 1886 y cuenta actualmente con una red en el entorno de las 1.000 personas. En España, donde abrió oficina en 1977, tiene una plantilla algo superior a las 30 personas. La compañía trabaja en nuestro país con grandes empresas, fundamentalmente de los sectores de la energía y de las telecomunicaciones. "También con el sector industrial en general, que necesita mucha regeneración e innovación", dice Abad, que explica que la compañía está hoy presente en 20 países, aunque "nuestro objetivo es completar nuestra huella global. Ahora tenemos una presencia muy fuerte en Europa, Asia y Oriente Medio, pero queremos hacer una apuesta adicional y posicionarnos en Norteamérica y Latinoamérica, donde la firma puede tener más oportunidades y puede haber interés en establecer alianzas".

La compañía, que seguirá apostando por sus áreas fuertes como son la estrategia, la tecnología y la innovación, planea lanzar nuevos laboratorios de innovación de su propiedad para explorar tendencias de futuro desde un punto de vista multidisciplinar. El primero de estos laboratorios ha lanzado recientemente su papel de investigación sobre el futuro de la movilidad urbana.