De Guindos lo cifra primero en 4.000 millones y Economía y Hacienda lo desmienten después

El lío del primer ajuste

Comparecencia pública, comentario informal, desmentido, cuenta falsa de Twitter y segundo desmentido. El tamaño del ajuste que se aprobará el viernes ha sido objeto de tiras y aflojas a lo largo de la tarde del martes.

El primer descuadre del flamante Gobierno con las cifras del ajuste fiscal pendiente no se ha debido a los apartados concretos a los que afectará. El Consejo de Ministros del viernes aprobará un decreto de medidas económicas urgentes que incluirá un primer paquete de recortes. Ahora bien: ¿cuál será su valor?

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha dejado caer hoy en una conversación informal con periodistas que la cifra de 4.000 millones de euros que publicaba el diario El País en su edición de hoy podría ser razonable. De Guindos eludió dar una estimación durante su intervención pública previa, aunque sí admitió la sugerencia en el habitual corrillo posterior. Con todo, destacó que los cálculos finales corresponderán al Ministerio de Hacienda y Seguridad Social.

Pero el asunto no quedó zanjado ahí: después de que el grueso de los medios digitales abriese sus informaciones con los citados 4.000 millones de euros, el Ministerio de Economía y Competitividad emitió un comunicado afirmando que De Guindos no había hablado de ninguna cifra en concreta. "Las cifras definitivas se determinarán en los próximos días", señala la nota.

La disparidad entre lo expresado en público y lo sugerido en el corrillo dio lugar a la aclaración de Economía, en un episodio que se comprende como propio del arranque de una andadura política. Con todo, la madeja aún habría de liarse más, y lo haría de la mano de las nuevas tecnologías. A lo largo de la tarde fue creada una cuenta de Twiter

con el nombre del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, en la que se confirmaba el ajuste de gasto de 4.000 millones a aprobar el viernes. A las nueve de la noche ha sido el propio departamento de Hacienda el encargado de emitir un nuevo desmentido, en este caso más grave: Montoro no había creado la cuenta a su nombre, por lo que su personalidad había sido suplantada.

Queda por ver si habrá todavía algún episodio más de esta saga de vaivenes comunicativos antes de que, a mediodía del viernes, se conozca finalmente el tamaño del primer ajuste.