Análisis de Cárpatos

Bajo volumen y datos macro, nada más

El final de la sesión en Europa nos ha dejado un día muy triste y gris en donde todo lo ganado en España se ha conseguido con el gap de apertura. Ayer no conseguimos superar la zona de los 8400 puntos y la insistencia en esa resistencia nos hace recordar a la fórmula uno cuando la única manera de superar al contrario es con una entrada en boxes. Pues bien, esa entrada ha sido el paso a la sesión siguiente.

El punto de duda nos lo ha puesto Europa y en concreto el futuro del DAX 30 ya que ha eliminado todó ese hueco de apertura con respecto a la sesión de ayer. Las dudas han empezado a entrar en el mercado y nos hemos visto incapaces de avanzar de forma contundente mientras no paraban de aparecer opiniones sobre lo que pueden hacer los bancos con el dinero de la LTRO. Poco a poco parece que nos estamos calmando y asimilando que los bancos primero utilicen ese dinero para sí mismos y después ya veremos. El que saneen su estado tampoco parece tan malo y quizá es lo que ha hecho que el Ibex 35 tenga a su futuro subiendo más que el resto, ya que la deuda de la periferia no ha servido como punto de referencia al tener un día muy parado.

El resto de los movimientos del día han venido por los datos macro de Estados Unidos que siguen su racha de crecimiento, aunque algunos de ellos son menos positivos de lo que se esperaba, como esa partida de pedidos de bienes duraderos sin transportes. Al final, tras los datos, el euro dólar se ha metido negativo -0.1% y sigue sin levantar cabeza, lo que hace que no podamos despegar la vista de él. Su papeleta es complicada porque buenos datos macro hace que suba por gustar más los activos de riesgo; si los datos son buenos pero no tanto, favorecen al dólar porque siguen beneficiando a la economía de EEUU. En este par de divisas hay que hilar muy fino.

El bajo volumen de toda la sesión ha sido benévolo con el mercado y no ha generado movimientos exagerados, lo que nos ha dado un día de bastante tranquilidad.

Al final, los dos súper sectores que más se han movido ha sido el de las utilities por la entrada de la china Tres Gargantas en EDP y el de petroleras por la consabida presión alcista que tiene el precio del crudo por las tensiones de Irán y por los factores técnicos del precio.

Ahora comienza la cuenta atrás para el nuevo año y para todos esos vencimientos que vendrán en enero y que coge a los índices norteamericanos ligeramente por encima de resistencias y niveles técnicos importantes que hacen que tengamos que prestar mucha atención cuando el volumen vuelva otra vez para saber si dan por buenas esta subidas o corrigen el mercado para volver a donde estaban.

La deuda más segura de Europa se mantiene estable ayudada por las informaciones que han aparecido de que S&P ha avisado de que el veredicto sobre la rebaja de calificaciones de 15 de las 17 naciones de la zona euro podría ver la luz en enero. Esto sería una faena, ya que si ésta parece justo en los momentos de subastas, podríamos tener una presión extra que complicase la situación. Mucho se ha descontado ya, pero si el dinero del Banco Central Europeo no acaba en alguna subasta de deuda en problemas, la situación se puede complicar y mucho.