Según Forbes

Bugatti Veyron Super Sport: el coche más caro del mundo

La versión más deportiva del Veyron, que incorpora una motorización de gasolina de 16 cilindros que desarrolla una potencia máxima de 1.200 caballos, tiene un precio de 2 millones de euros.

El Bugatti Veyron Super Sport
El Bugatti Veyron Super Sport

El modelo Veyron Super Sport de la firma italiana Bugatti, perteneciente al consorcio alemán Volkswagen, es el automóvil más caro del año, con un precio de 2,6 millones de dólares (2 millones de euros al cambio actual), según se recoge en la lista de los 'Diez coches más caros de 2012' de la revista estadounidense 'Forbes'.

La versión más deportiva del Veyron incorpora una motorización de gasolina de 16 cilindros que desarrolla una potencia máxima de 1.200 caballos, que permite acelerar al vehículo de cero a cien kilómetros por hora en 2,4 segundos y superar la velocidad máxima de 400 kilómetros por hora.

La segunda posición como el vehículo con un precio superior es para el Ferrari 599XX, con un coste de 2 millones de dólares (1,53 millones de euros). Este coche, que tiene un motor V12 de 700 caballos de potencia, únicamente cuenta con homologación para circular por circuito.

El Zenvo ST1 es el tercer modelo más caro del mercado, con un precio de 1,8 millones de dólares (1,38 millones de euros), es capaz de acelerar de cero a cien kilómetros por hora en 2,9 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 375 kilómetros por hora, gracias a sus 1.104 caballos.

Por detrás se situaron el Koenigsegg Agera R, con un coste de 1,7 millones de dólares (1,3 millones de euros) y 1.115 caballos, además del Aston Martin One-77, con un precio de 1,4 millones de dólares (1,07 millones de euros) y una potencia de 700 caballos, así como el Maybach Landaulet, con 620 caballos y un precio similar al del Aston Martin.

La lista de 'Forbes', difundida por el 'elmundomotor.com', también incluye al Pagani Huayra que tiene un precio cercano a los 1,3 millones de dólares (un millón de euros) y desarrolla 700 caballos, además del Hennessey Venom GT (1.200 caballos), con un precio de un millón de dólares (769.000 euros), del SSC Tuatara (1.350 caballos), de 970.000 dólares (746.000 euros) y del híbrido enchufable Porsche 918 Spyder (718 caballos), de 845.000 dólares (650.000 euros).