Montoro defiende el Estado descentralizado, pero aboga por un reordenamiento de las competencias

De Guindos asumirá también Comercio, I+D+i y el apoyo a las pymes

El Ministerio de Economía que dirige Luis de Guindos asumirá también todas las competencias del antiguo departamento de Ciencia e Innovación y parte de las de Industria. De Guindos gestionará la política comercial, tanto interior como exterior, será el encargado de apoyar a las pymes e impulsará la investigación y el desarrollo.

De Guindos asumirá también Comercio, I+D+i y el apoyo a las pymes
De Guindos asumirá también Comercio, I+D+i y el apoyo a las pymes

El nuevo organigrama ideado por Mariano Rajoy y publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE) demuestra la confianza del presidente del Gobierno en Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad y hombre fuerte del nuevo Ejecutivo. Si bien De Guindos no controlará Hacienda, que se convertirá en un ministerio independiente de Economía, asumirá parte de las competencias que hasta ahora estaban en manos de Industria y todas las responsabilidades ligadas al Ministerio de Ciencia e Innovación, que desaparecerá. De hecho, De Guindos recibió ayer en su toma de posesión la cartera ministerial de manos de la exvicepresidenta económica Elena Salgado y de la exministra de Ciencia, Cristina Garmendia. En el acto también estuvo presente el exministro de IndustriaMiguel Sebastián que, a falta de cartera, le dio a De Guindos un abrazo. El ministerio de Economía contará con tres secretarías de Estado: de Economía y Apoyo a la Empresa, de Comercio y de Investigación, Desarrollo e Innovación. En sus primeras declaraciones como ministro, De Guindos quiso lanzar un mensaje de esperanza en una abarrotada sala formada por familiares, amigos y empresarios como el presidente de Endesa, Borja Prado, o el consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés. De Guindos aseguró que España, "con las políticas correctas, logrará generar un crecimiento sostenible para crear empleo". En este sentido y en línea con el discurso de Rajoy, aseguró que el objetivo prioritario del Gobierno será reducir la elevada tasa de paro. Al igual que el resto de sus colegas, tuvo palabras amables para el Gobierno saliente. De Salgado, aseguró que "siempre estuvo a la altura de las circunstancias, a pesar de que le ha tocado bailar con el más feo". Además, recordó al exministro de Economía y hoy presidente de Bankia, Rodrigo Rato, y habló de Cristóbal Montoro, presente en el acto, como "unmentor".

Montoro será el responsable del Ministerio deHacienda y Administraciones Públicas. La relación entre ambos deberá ser estrecha en un momento en que los mercados y Bruselas miran con lupa la evolución de las cuentas públicas. En cualquier caso,Montoro ya ocupó este cargo en la segunda legislatura de José María Aznar. De hecho, algunos miembros de su equipo como Salvador Ruiz-Gallud, exdirector de la Agencia Tributaria, Ricardo Martínez Rico, exsecretario de Estado de Presupuestos, o Francisco Piedras Camacho, exdirector de Gabinete, podrían acompañar nuevamente a Montoro en esta etapa. El hasta ayer portavoz económico del PP debe decidir quién ocupará la secretario de Estado de Hacienda, la de Presupuestos y Gastos y la de Administraciones Públicas. A diferencia de su etapa anterior,Montoro tendrá competencias en Administraciones Públicas, competencia hasta ahora vinculada la Vicepresidencia Territorial, que desaparece. Además, también le corresponderá "la ejecución de la política del Gobierno en materia de función pública". En este sentido, Montoro aseguró "que se considera un funcionario que asume la tarea de dirigir funcionarios". Además, aseguró que no llegaba para "hacer recortes sino reformas".Montoro recibió la cartera ministerial de manos del ex vicepresidente territorial,Manuel Chaves, que en un discurso inusitadamente largo realizó una encendida defensa del Estado autonómico. El nuevo ministro deHacienda reconoció que las comunidades son la columna vertebral de España, pero abogó por un reordenamiento de competencias entre el conjunto de las Administraciones.

El CNI, para Sáenz de Santamaría

Otro de los cambios destacados en el organigrama de Rajoy es la desvinculación delMinisterio deDefensa del CentroNacional de Inteligencia (CNI), que pasa a depender de la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. La que fuera portavoz del PP en el Congreso estuvo arropada porMariano Rajoy en su toma de posesión, un guiño más de la confianza del presidente del Gobierno en Sáenz de Santamaría. Con el mismo tono conciliador que el resto de ministros que recibieron ayer las carterasministeriales, la vicepresidenta del Gobierno prometió diálogo. "Hoy vuelvo al Ministerio con mucha ilusión, todavíamás ganas y mucha humildad", señaló. En un momento de su discurso Sáenz de Santamaría se emocionó al recordar a Francisco Villar, su mentor fallecido durante la campaña electoral. Además, aseguró que agradecerá la "lealtad" y también la "crítica" cuando se equivoque en su nuevo cargo. "Porque habrá equivocaciones y es mucho mejor paliarlas cuanto antes", concluyó. Por otra parte, el Ministerio de Fomento ha sido el departamento que más secretarías de Estado ha perdido al pasar de tener tres a solo una, la de Planificación y Infraestructuras. En total, el Ejecutivo estará formado por 13 ministerios y contará con 24 secretarías de Estado, dos menos que con el anterior Gobierno. Desaparecen Cooperación Internacional, Transportes, Igualdad, Inmigración y Emigración y Cambio Climático. Economía,Hacienda, Industria y Exteriores son los ministerios que cuentan con más secretarías de Estado. Tienen tres cada uno.