Por la creciente inseguridad en el sector bancario

Fitch rebaja la nota a Deutsche, Bank of America, Citigroup y Goldman

La agencia de calificación de riesgo Fitch rebajó este jueves la nota de varios bancos europeos y estadounidenses, entre ellos Deutsche Bank, Bank of America, Citigroup, Goldman Sachs, Barclays Bank y Credit Suisse. La medida responde a la creciente inseguridad en el sector bancario, aseveró la agencia.

La agencia calificadora Fitch anunció este jueves una rebaja la nota de seis grandes bancos mundiales bajo el argumento de que son "particularmente sensibles a las dificultades crecientes de los mercados financieros".

Se trata de Barclays, Credit Suisse y Deutsche Bank, que vieron su calificación degradada en dos escalones, mientras que Bank of America, BNP Paribas y Goldman Sachs sufrieron un recorte de un peldaño. Las calificaciones de Morgan Stanley, Société Générale y UBS fueron en tanto confirmadas.

Las rebajas "son motivadas por la opinión de Fitch de que los modelos de los bancos de negocio y universales son particularmente sensibles a las dificultades crecientes de los mercados financieros", explicó la agencia. "Esas dificultades resultan a la vez de los eventos económicos y de muchos cambios reglamentarios", añadió.

"Por más bien gestionados que estén, los aspectos estructurales de su financiamiento, de sus beneficios y de su endeudamiento predisponen (a estos bancos) a ser vulnerables a los sentimientos y a la confianza del mercado, sobre todo durante los períodos de tensión financiera exógena", añadió Fitch, que señaló haber tomado en cuenta las medidas tomadas para reforzar los capitales y liquidez de los establecimientos considerados.

Bank of America, Barclays, Credit Suisse, Deutsche Bank, Goldman Sachs, Morgan Stanley y UBS tiene ahora nota A. BNP Paribas y Société Générale están un escalón más arriba, A+. "Con el tiempo las condiciones del mercado probablemente mejorarán, pero Fitch prevé que la volatilidad siga por encima de la media pasada y que el crecimiento económico en los países desarrollados siga siendo moderado por un largo período", añade.

os cambios reglamentarios tienen la ventaja de reforzar los niveles de capitalización y de limitar la toma de riesgos, pero también el inconveniente de "limitar los potenciales de beneficios y aumentar los costes", según Fitch, que establece que los bancos más grandes tendrán que reformar su modelo de negocio en los próximos dos años.

Sin embargo, la agencia señala que estos grandes bancos están "mejor situados para hacer frente a las difíciles condiciones del mercado hoy en día que en 2008".

La del jueves fue la última de una serie de rebajas para el sector bancario mundial, mientras las agencias intentan calibrar el posible impacto de la crisis de la deuda europea.