Luis Campo. Presidente de GE Healthcare España

"Hay que reestructurar el sistema sanitario"

Ingeniero industrial, empezó "en fábrica", como él cuenta, hasta ser actualmente presidente de GE Healthcare en España, una división de General Electric que facturó 12.500 millones de euros el pasado año a nivel global. Luis Campo lleva tres meses en el cargo y acudió al encuentro del sector en la RSNA de Chicago, donde las delegaciones europeas están sufriendo más duramente la crisis y el recorte en inversiones.

¿Qué han presentado en la RSNA?

Productos alineados en la estrategia Healthymagination. Partimos de unos costes sanitarios que se están incrementando en el conjunto de los países, el coste en sanidad ha duplicado al del PIB en el conjunto de los países, la esperanza de vida es mayor, las enfermedades crónicas aumentan… Pero luego tenemos mejoras en procesos. GE lanza la iniciativa Healthymagination en la que se propone en 2015 atacar áreas que nos ayuden a reducir los costes, incrementar el acceso a la sanidad y aumentar la calidad.

Los gerentes de hospitales están recortando y posponiendo las inversiones. ¿Cómo afecta?

El mercado evidentemente ha bajado. La tecnología ayuda a mejorar la calidad de los diagnósticos médicos, pero también son soluciones que está optimizando los recursos, son equipos menos costosos. Por nuestra parte, el mercado está cambiado. Estamos pasando de ser un vendedor de equipos o soluciones a intentar participar de una forma más activa y cercana en los hospitales, como puede ser la participación público-privada.

¿Y a ustedes cómo les afecta?

Se ha visto una reducción en los mercados y ha habido un empeoramiento de las condiciones de pago. Los datos de la patronal Fenin dicen que los retrasos llegan a 450 días.

¿Va a haber un parón en la compra de tecnología en España?

Sí. Probablemente se ralentice. España tiene algunas tecnologías en algunas modalidades que están cerca de la obsolescencia comparada con otros países de Europa, por lo que se va a tener que acometer una renovación. Para eso existirán nuevas fórmulas con la participación del sector privado.

Lleva tres meses en el cargo, ¿cuáles son sus objetivos para la filial española?

Acercarme lo más posible al entorno público y privado e intentar resolver entre todos la situación difícil. Habrá que acometer una reestructuración del sistema sanitario, participaremos y apoyaremos en todo lo posible. Los costes exceden a la parte presupuestada. A corto plazo va a haber una congelación del gasto, pero no será suficiente. Hay una infrafinanciación de los servicios de salud. Debe haber cambios y nosotros queremos participar como socios tecnológicos.