El gasto privado cae un 8,3% en tasa anual

El recorte en las ayudas lleva al 20% de las empresas a dejar de innovar

El recorte de ayudas públicas, en especial las procedentes de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos, ha provocado que 5.369 empresas innovadoras (el 20% del total) abandonaran esa tarea en 2010. El gasto privado cayó un 8,3%, según el INE, hasta los 16.171 millones, retrocediendo a los niveles registrados en 2005.

La crisis ha cortado de raíz la trayectoria ascendente que el gasto en I+D+i había adquirido en las dos últimas legislaturas. La inversión en I+D cayó por primera vez en quince años en 2009 y se estancó en 2010, mientras que la dedicada a innovación ha descendido en 2010 por segundo año consecutivo (un 8,3% en tasa anual) hasta situarse en los 16.171 millones. Se trata del nivel más bajo desde 2005 y muestra el impacto que la falta de crédito bancario, en primera instancia, y la supresión de ayudas públicas, en segundo, han tenido sobre el tejido empresarial que innova en procesos y productos. En 2009 había en España 30.014 compañías innovadoras, de las que 1.568 tenían una plantilla de más de 250 trabajadores y 28.446 eran pequeñas y medianas empresas. Un año después, ese número se redujo hasta las 24.645, lo que ha supuesto un recorte del 20% sobre el total (5.369 compañías). El conjunto de grandes empresas no solo no ha bajado, sino que ha subido hasta 1.585, mientras que en el caso de las pymes, la caída se ha llevado por delante a 5.386 firmas.

En la estadística hecha pública por el INE se constata que todo el peso de la crisis se lo están llevando las empresas más pequeñas. "Una de cada cuatro empresas de 24 a 49 empleados ha prescindido de la innovación, un porcentaje que se sitúa en el 25% en el caso de las microempresas que tienen entre 10 y 24 empleados", apuntó ayer el subdirector general de Estadísticas de Empresas del INE, Fernando Cortina.

En el abandono progresivo de las compañías más pequeñas ha jugado un papel fundamental la supresión de las ayudas públicas para innovar, ya que una gran mayoría no dispone de fondos propios para invertir en esas actividades, tal y como ocurre con las multinacionales. Si en 2009, 14.181 empresas recibieron préstamos o subvenciones, esa cifra se redujo hasta las 11.777 compañías, lo que supone un descenso de 2.400 empresas, casi todas ellas de menos de 250 trabajadores. De este modo se puede concluir que la mitad de las empresas que dejaron de innovar en España en 2010 lo hicieron por el recorte sufrido en las ayudas públicas procedentes de las tres Administraciones, de la Unión Europea y del Programa Marco de Investigación de la UE para el periodo 2007-2013.

El mayor descenso de subvenciones se ha producido en el caso de las autonomías y municipios, ya que 1.699 firmas (el 66% del total) han dejado de percibir ayudas de esas dos administraciones. El ajuste también queda reflejado en la intensidad en innovación, un indicador que muestra el porcentaje de cifra de negocio que las empresas dedican a actividades innovadoras. En 2010 este cayó un 10% y se situó en el 1%, con fuertes diferencias según los sectores de actividad. El que más dinero destina a innovación es la industria, con un 1,48%.

Cifras

Gasto: la inversión privada en innovación cayó un 8,3%, hasta los 16.171 millones, retrocediendo a los niveles de 2005.

Empresas: 24.645 compañías innovaron en 2010, lo que supone que han dejado esa actividad 5.369 firmas en tan solo un año, la mayoría de menos de 250 trabajadores.

Madrid y Cataluña aglutinan la mayoría de la inversión

El reparto territorial del gasto en innovación muestra lo asimétrico del modelo en España. Tan solo dos comunidades autónomas (Madrid y Cataluña) concentran el 60% del gasto, con más de 9.500 millones de euros al año. Esa concentración también se reproduce, aunque en menor medida, en el caso del número de empresas innovadoras. Cataluña y Madrid vuelven a ocupar los dos primeros puestos y entre ambas suman 10.500 empresas (un 33% del total). A escasa distancia de Madrid se sitúan Andalucía y la Comunidad Valenciana.

Si se compara el número de empresas innovadoras sobre el tejido industrial de cada comunidad autónoma, la clasificación sufre un vuelco, con un fuerte protagonismo de las autonomías del norte. La primera es La Rioja, con un 28,2% de empresas innovadoras, seguida por Navarra (25,3%), País Vasco (24,7%) y Aragón (21,7%). Cataluña tiene un porcentaje del 21,02% y Madrid del 17,07%.

Durante la presentación de los datos, el director general de la Fundación Cotec, Juan Mulet, precisó que, a pesar la caída registrada en el gasto, la innovación en España ya se ha consolidado, convirtiéndose en un sector sólido. "De esta forma, el crecimiento grande que ha tenido en los últimos años no ha sido una burbuja, puesto que ha llegado a la crisis y no ha pinchado, aunque haya bajado", señaló. Sin embargo apuntó que la situación actual del sistema de ciencia e innovación "no es buena ni deseable".