Apertura de la sesión

Primer examen para nuestro país

Hoy nuestro Tesoro va a intentar colocar deuda a 12 y 18 meses por un importe esperado de 3.250 millones de euros con un importe máximo de 4.250. Esta es la primera subasta que tenemos tras el acuerdo del viernes cuyo veredicto por los mercados ayer parece que fue negativo.

Ayer también tuvimos una subasta de Italia de deuda 12 meses que tuvo como resultado una ligerísima bajada de rentabilidades que fue bien tomada por el mercado pero que duró muy poco tiempo al tener rumores de que el BCE estaba comprando deuda de ese país de corto plazo.

Nuestra subasta va a tener lugar en un momento de alta tensión ya que el CDS de nuestro país ha rebotado fuertemente en los últimos días desde la zona de los 350 puntos hasta los 448,95 de ayer, una subida del 6.237% en el día. Con respecto diferencial con Alemania, también tenemos una subida del 4,789% a 377 puntos que rebota desde los 300.

Esto no quedará así, ya que el jueves tendremos un examen muy serio de deuda de largo plazo con vencimientos a 2016, 2021 y 2020.

Italia, mañana, tendrá una subasta de BTP de deuda a cinco años y ésta preocupa un poco más que la nuestra, ya que si miramos un gráfico del diferencial con Alemania se puede ver una clarísima directriz bajista desde los máximos de noviembre en los 552,5, en la que nos hemos parado ahora mismo al haber subido ayer un 7.817% dejando la cifra en 454,1. El mayor problema es que esta directriz se supere hoy y genere un movimiento al alza lo suficientemente contundente como para que tenga una repercusión clara en la subasta de mañana y vuelva poner muy nervioso al mercado, lo suficiente como para que, por ejemplo, el Dow Jones de contado pierda el soporte de los 12.000 puntos con la media de 200 sesiones y la divergencia bajista en el RSI a días junto con la sobrecompra en el estocástico hagan el resto.

Como vemos, la situación está bastante difícil en el corto plazo con puntos calientes muy claros que no están resueltos. El mercado se está centrando en esto y ven que no hay nada a lo que agarrarse en el corto plazo y eso está generando mucha desconfianza ya que cada vez hay más presión para que el BCE actúe con más contundencia pero Alemania no quiere ni hablar del asunto pensando siempre en la altísima inflación que una vez tuvo en el pasado.

Esta ausencia de medidas a corto está trayendo muchísimos daños colaterales al sector bancario ya que la ausencia de crecimiento está restando su capacidad de generar beneficios y por lo tanto se está quedando sin activos que puedan compensar el daño que genera su exposición inmobiliaria. De esto ya han avisado las agencias de calificación por boca de Moody's que ha puesto en revisión a la baja a ocho bancos españoles.

Hoy tenemos la decisión de tipos de la Reserva Federal y se mirará con lupa lo que tenga que decir acerca de la exposición y peligro que tiene Estados Unidos por el contagio con Europa. Hablando de contagio, curioso ver cómo el FTSE 100 de Londres perdió -1.83% cuando el Stoxx perdió el -3.12%. Esto está haciendo que la prensa anglosajona diga que los mercados han premiado la decisión de Reino Unido de no apoyar el nuevo tratado. Su diferencia con respecto Alemania en deuda a 10 años, subió ayer, pero está en tendencia bajista desde los máximos de septiembre.

Continuando con los datos macro, hoy conoceremos las ventas al por menor de noviembre de Estados Unidos y se tiene muchas esperanzas en esa cifra para ver si realmente el consumidor se ha comportado bien en el fin de semana de acción de gracias.