Bankia y BFA, La Caixa y Caixabank, Sabadell y Bankinter, entre ellos

Moody's pone en perspectiva negativa a ocho bancos españoles

La banca española no inspira la confianza de Moody's. La agencia de calificación crediticia anunció anoche que ha puesto en revisión con perspectiva negativa a ocho bancos españoles -Banco Sabadell, Bankia y su matriz Banco Financiero y de Ahorro, Bankinter, CaixaBank y su matriz La Caixa, Caja Rural de Granada, Ibercaja y Lico Leasing-, así como a la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA)- a causa de la presión añadida por la debilidad económica y la mala situación del mercado inmobiliario.

Y no solo eso, Moody's ha expandido sus actuales revisiones a siete bancos en proceso de fusión para incorporar las nuevas consideraciones. La agencia crediticia había señalado en una revaluación anterior de la fortaleza financiera de los bancos que se esperaban mayores pérdidas a causa del mal estado del sector inmobiliario español. Además, el débil crecimiento de la economía española también juega en contra de la habilidad de los bancos para crear ganancias, ha agregado.

Además, la agencia ha informado del descenso de la calificación de 21 instituciones financieras en base a la revisión anterior. Además, Moody's ha agregado que está revisando la situación del Banco Caja de Ahorros del Mediterráneo para un posible aumento de su calificación tras el acuerdo de compra firmado este mes. La revisión del Banco Sabadell recibirá por tanto el impacto de la integración pendiente.

Esta revisión negativa llega después de que la prima de riesgo de España e Italia ascendiera en la jornada del lunes tras la cumbre de Bruselas de la Unión Europea, que parece no haber convencido a los mercados de que los líderes europeos han saneado lo suficiente la situación de la deuda soberana.

No es la primera vez que las entidades españolas se sitúan en el ojo del huracán de Moody's. En marzo, Moody's dejaba a Banco Pastor, CatalunyaCaixa y Banco Valencia en 'bono basura' y ponía a otras nueve entidades a las puertas del grado especulativo (entre las que se encontraban BBK, Novacaixagalicia, la fusión de Caja España-Duero, la Caja Municipal de Burgos, las de Ávila y Segovia, Ahorro Corporación, Cajamar y Lico Leasing). Por su parte, Caja Vital, Caja Rural de Navarra y Banco Sabadell pasaban de A2 a A3, mientras que Caja Madrid bajaba tres escalones hasta Baa1. Santander, BBVA y La Caixa, sin embargo, conseguían mantener su nota de Aa2.

Pero no sería durante demasiado tiempo. Unos meses después, el 19 de octubre, la agencia recortó el rating de Santander, BBVA, La Caixa, Caixabank y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) desde Aa2 hasta A1. Además, las puso en perspectiva negativa.

Moody's no es la única agencia de calificación que ha arremetido contra la banca española. Standard & Poor's y Fitch también habían degradado la calificación del sector, incluidos Santander y BBVA, por la debilidad de la economía del país. Ambas agencias señalaban que la merma de la previsión de crecimiento de España, la depresión del sector inmobiliario y las turbulencias de los mercados de capitales impactarán en las entidades en los próximos meses.

Baja los rating de deuda subordinada

Moody's ha rebabajado la calificación de deuda subordinada de 21 entidades financieras españolas por considerar que las medidas de austeridad económica aumentan la probabilidad de que el Estado reduzca su apoyo potencial a este tipo de instrumentos.

BBVA, La Caixa, Banco Popular, Bankia, Banco Financiero y de Ahorros (BFA), Banesto y Sabadell han informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que han registrado un descenso de sus rating de deuda subordinada.

La agencia de calificación crediticia inició el pasado 29 de noviembre un proceso de revisión por posible rebaja de las emisiones de deuda subordinada del sistema financiero español, al revaluar el potencial soporte que estos instrumentos podrían recibir del Estado.

Concretamente, Moody's concluyó ayer dicha revisión y ha recortado el rating de la deuda subordinada de BBVA desde A1 hasta A2, mientras que ha bajado la nota de La Caixa para este tipo de emisiones desde A3 a Baa1.

En el caso del Banco Popular, la agencia de evaluación de riesgos de crédito le otorga una calificación para la deuda subordinada emitida por la entidad financiera de Baa2, desde A3.

Asimismo, la agencia ha establecido el rating de la deuda subordinada de Bankia en Ba2, ha situado la nota de BFA en este ámbito en B2, y la de Banesto en Baa1. En el caso del Banco Sabadell, la nota queda establecida en Baa3.

En cuanto al banco que preside Josep Oliu, Moody's ha puesto bajo revisión con posibilidad de subida todos los rating de Banco CAM, después de que el Sabadell se adjudicara la entidad intervenida por el Banco de España el pasado 22 de julio.