Ha invertido ya 1.000 millones en las cinco concesiones que se adjudicó en 2008

OHL dedicará 1.120 millones a sus autopistas federales de Brasil hasta 2015

El grupo español de infraestructuras OHL está cumpliendo casi al milímetro su plan de inversión en las cinco autopistas federales brasileñas que opera a través de OHL Concesiones. La firma ha desembolsado 995 millones en mejoras desde 2008 y prevé la inversión de otros 1.120 millones entre 2012 y 2015. La mayor parte de la financiación está corriendo a cargo de la entidad pública local BNDES.

OHL se ha comprometido a completar en 2015 su multimillonario plan de inversiones en las cinco autopistas federales que gestiona en Brasil. Adjudicadas en diciembre de 2007, los trabajos de mejora en los 2.078 kilómetros operados por el grupo de Juan Miguel Villar Mir se llevarán algo más de 2.000 millones de euros entre 2008 y 2015. De esa cifra, OHL revela que ha invertido ya 2.400 millones de reales (unos 995 millones) y prevé actuaciones por otros 2.700 millones de reales (1.120 millones de euros) hasta el citado 2015.

Además de este esfuerzo en los primeros años de concesión, principalmente en refuerzo de firmes, crear los puestos de peaje y ejecutar desdoblamientos, OHL deberá seguir inyectando millones de euros al mantenimiento de esas infraestructuras. En documentos públicos de la compañía se avanzan previsiones de inversión que se aproximan a los 4.100 millones entre las cinco autopistas hasta el año 2033, fecha en la que expiran los contratos de concesión.

OHL asegura haber renovado el pavimento en el 70% del recorrido de sus autopistas federales y que alcanzará el 100% a finales de 2013, tal y como marca el contrato concesional.

OHL 0,98 -1,67%

A cambio de correr con la modernización y mantenimiento de esos 2.078 kilómetros de carretera la empresa se marcó como reto facturar 9.000 millones de euros a lo largo del periodo de explotación de las cinco autopistas. En el momento de su adjudicación, la empresa de Villar Mir calculó que la tasa de rentabilidad sobre la inversión superaría el 12%, frente al 7% o el 8% que suelen arrojar de rentabilidad las autopistas españolas. Para OHL todo un negocio. Para algunos de sus competidores, un bocado de difícil digestión por la magnitud de la inversión.

Las autopistas en cuestión son la Río de Janeiro-Espírito Santo (320 kilómetros); São Paulo-Belo Horizonte (562 kilómetros); São Paulo-Curitiba (402 kilómetros); Curitiba-Florianápolis (382 kilómetros), y Curitiba-Rio Grande do Sul (413 kilómetros).

El aliado público

OHL recibió el pasado 8 de noviembre un préstamo en tres tramos del Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (BNDES) por 781 millones de reales (320 millones de euros) para emprender mejoras en la autopista Fluminense (Río de Janeiro-Espírito Santo). Con ello habría cerrado la financiación a largo plazo de las cinco autopistas federales, con gran protagonismo del citado banco público, dependiente del Ministério do Desarrollo, Industria y Comércio Exterior de Brasil. Las pretensiones de Villar Mir pasaban por que BNDES prestara a OHL entre el 50% y el 70% de las inversiones previstas. La compañía le ha pedido finalmente algo más de 1.300 millones de euros.

Entre las ventajas de esta financiación pública figuran los periodos de carencia de hasta cuatro años, los precios y el plazo obtenidos, a la vista de las actuales condiciones del mercado. En el último de los casos, el de la Fluminense, la mitad del crédito se ha firmado a 12 años y la otra mitad a 10 años vista.

El tráfico crece, pero menos que en 2010

El tráfico que soportan las autopistas es un extraordinario termómetro para conocer el estado de salud de la economía de un país. Y en Brasil crece el número de usuarios, pero a menor ritmo que lo hacía en ejercicios anteriores.

Los principales operadores de autopistas en el país suramericano, entre los que destacan la firma local CCR y la propia OHL, vieron subir hasta un 10% de media el flujo en el tercer trimestre (11,9% en el caso de las autopistas de OHL). Lejos de cuotas de crecimiento que superaban el 25% de media hace un año.

Distintas fuentes explican que la explosión de 2010 en el caso de las concesiones de OHL, que cerró el ejercicio con incrementos de tráfico en sus autopistas federales superiores al 30%, tiene que ver con la mejora paulatina de unas infraestructuras que empezaron a operar a medio gas en 2009.

Esa mayor madurez se aprecia a 30 de septiembre de 2011 en la evolución de las ventas y del Ebitda. Las concesiones de OHL en Brasil mejoran su facturación un 18,6% y el beneficio bruto de explotación un 5,8%. En el aspecto negativo, el rendimiento de Ebitda sobre ventas cae del 61% de hace un año al 54% actual.

Los mismos expertos en el negocio de las autopistas aprecian que en 2012 Brasil seguirá ofreciendo crecimientos en el tráfico de pago, pero en el mejor de los casos en los mismos términos que en 2011.

Tipo de interés

OHL obtuvo en julio 810 millones de reales (333 millones de euros) en un crédito del BNDES para la autopista Litoral Sul. Entonces pactó un diferencial del 2,32%. Su último préstamo, firmado el pasado mes de noviembre para la Fluminense, marca ya el 2,45%. Pese a la ligera subida, se mejoran en estas refinanciaciones a largo plazo las condiciones de los créditos obtenidos a corto en el año 2009.