'Caso Gürtel'

Camps: "Supongo que mis conciudadanos querrán que vaya bien vestido"

Ha declarado que su relación con "el Bigotes" ha sido siempre "de cordialidad" y "estrictamente" la relacionada con su partido político.

El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps durante la segunda jornada del juicio contra él y el exsecretario regional del PP Ricardo Costa por la denominada causa de los trajes del caso Gürtel.
El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps durante la segunda jornada del juicio contra él y el exsecretario regional del PP Ricardo Costa por la denominada causa de los trajes del caso Gürtel.

El expresident de la Generalitat valenciana Francisco Camps ha declarado hoy ante el jurado del juicio que se sigue contra él por un supuesto delito continuado de cohecho pasivo que supone que sus conciudadanos querrán que vaya siempre "bien vestido".

La representante de la Fiscalía Anticorrupción, Concepción Sabadell, está basando hasta ahora su interrogatorio a Camps en la relación que mantenía con el responsable en Valencia de la empresa Orange Market, Álvaro Pérez "el Bigotes", y en la adquisición de las diferentes prendas de vestir que supuestamente aceptó de la trama Gürtel. Según ha dicho en el juicio, es "imposible" que encargara un traje en noviembre de 2005, una época en que compraba esas prendas en unos grandes almacenes donde tiene una ficha de cliente que acredita, según Camps, su "conducta de compra".

En este sentido, ha asegurado que no visitó Milano hasta la primavera de 2006 y que los trajes supuestamente adquiridos allí fueron devueltos en el mes de septiembre. Camps, como ya relató ante el magistrado José Flors el 20 de mayo de 2010, ha afirmado que no fue él quien devolvió los trajes, sino el chófer de su coche oficial y su escolta. Ha reconocido que entró en la tienda Milano de Madrid porque los trajes eran la mitad de caros que los de El Corte Inglés, donde solía confeccionárselos, "porque uno tiene el sueldo que tiene e intenta ajustarse".

El expresidente, que asegura que abandonó la Generalitat con un patrimonio menor al que poseía cuando entró, aceptó que el sastre José Tomás le enviara a su casa cuatro trajes, pero decidió devolverlos porque no le venían bien. Después de intentar arreglarlos y ver "que no funcionaba", uno de sus escoltas fue a la citada tienda de Madrid, los devolvió y su relación con Milano "se acabó para siempre".

En cuanto a su relación con "el Bigotes", ha dicho que ha sido siempre "de cordialidad" y "estrictamente" la relacionada con su partido político. Camps ha señalado que conoció por primera vez el nombre de la empresa Orange Market "cuando empezó todo este lío" que, según ha lamentado, ha vivido en estos casi tres años de investigación policial y judicial. Pérez se encargaba del diseño de los actos del Partido Popular y que su relación con él se ceñía a estos actos, de manera que "nunca" hablaron de actos del Gobierno. Además, ha negado que aquel gestionara una visita que realizó a Estados Unidos en la que se reunió con el gobernador de Nuevo México.