Bruselas cree que se agota el margen de maniobra política para encontrar soluciones

La CE alerta: la economía entra en "territorio peligroso" por el agravamiento de crisis

Se agota el tiempo y el horizonte no es nada halagüeño. Y esta vez no es una institución más la que lo dice, sino Bruselas en su informe trimestral de perspectivas.

La economía europea ha entrado en "territorio peligroso" debido al agravamiento de la crisis de deuda y el margen de maniobra político para encontrar soluciones se está agotando, según ha alertado este martes la Comisión Europea en su informe trimestral sobre la eurozona.

"La economía de la eurozona se está moviendo en territorio peligroso. La crisis de deuda soberana ha alcanzado ahora un carácter contagioso nuevo", ha dicho el director general de Asuntos Económicos del Ejecutivo comunitario, Marco Buti.

"Las fuertes pérdidas de confianza y la extrema aversión al riesgo están impulsando al alza los tipos de interés, poniendo en riesgo ipso facto la sostenibilidad de cargas de la deuda previamente manejables", ha resaltado.

"Teniendo en cuenta los considerables esfuerzos políticos que ya se han llevado a cabo a escala nacional y de la UE, el margen de maniobra político es cada vez más limitado justo cuando las presiones del mercado aumentan todavía más", ha insistido el alto funcionario europeo.

A su juicio, la respuesta europea a la crisis "no puede permitirse el riesgo de centrarse sólo en los desafíos inmediatos, por ejemplo los transmitidos por los mercados financieros". La actuación de la UE debe combinar, ha proseguido, los esfuerzos para contener el contagio con las reformas para impulsar el crecimiento.

"A escala nacional, nuevos impulsos políticos pueden dar un impulso decisivo a la necesaria consolidación fiscal y reformas", ha dicho Buti, sin citar expresamente a los nuevos Gobiernos de Italia, Grecia y España.

El agravamiento de la crisis de deuda ha frenado la recuperación de la economía europea y ahora "los primeros signos de mejora en el PIB se prevén para la segunda mitad de 2012, aunque con un impacto muy limitado en la creación de empleo", ha explicado el director de Asuntos Económicos.

En el conjunto del año que viene, la economía de la eurozona sólo crecerá un 0,5%, mientras que en 2013 apenas avanzará hasta el 1,3%, según las previsones de otoño de Bruselas. "Ningún Estado miembro escapará a la ralentización, aunque persistirán las diferencias de crecimiento", ha dicho Buti.