Quiere cerrar un acuerdo de refinanciación esta semana

Sacyr negocia aplazar el pago de 2.900 millones y vender un 8% de Repsol

Intenta aplazar tres años el pago de 2.900 millones de euros del préstamo de 4.900 asociado a su participación en Repsol, y amortizar el resto del importe con la venta de alrededor de un 8% del capital de la petrolera.

Sede de Repsol frente a la torre de Sacyr, en Madrid
Sede de Repsol frente a la torre de Sacyr, en Madrid

Sacyr Vallehermoso negocia con sus entidades financieras un acuerdo de refinanciación del préstamo de 4.900 millones de euros asociado a su participación en Repsol que pasa por aplazar tres años el pago de 2.900 millones de euros de este crédito y amortizar el resto del importe con la venta de alrededor de un 8% del capital de Repsol, según informaron a Europa Press en fuentes de la negociación.

El objetivo de la constructora es cerrar un eventual acuerdo de refinanciación esta semana. De esta forma, se lograría antes de que el próximo jueves, 15 de diciembre, se reúna el consejo de administración de la compañía que preside Manuel Manrique. El eventual acuerdo se alcanzaría en torno a la propuesta presentada por Sacyr a los bancos a finales del pasado mes de noviembre, con el fin de refinanciar el crédito que suscribió en diciembre de 2006 con un grupo de 46 entidades financieras para costear la participación del 20% que tiene como primer accionista de Repsol y que vence el próximo 21 de diciembre.

En concreto, en esta propuesta, Sacyr indica que trabaja en la venta de acciones de Repsol que "aproximadamente" representan un 8% del capital social de petrolera. Este porcentaje actualmente presenta un valor de unos 2.200 millones de euros, en función de la actual cotización del grupo. No obstante, según las mismas fuentes, la constructora busca un precio de venta que incluya una prima sobre el valor de cotización. De esta forma, amortizaría el 40% del crédito vendiendo menos del 40% de las acciones.

SACYR 2,68 -0,15%

Las mismas fuentes indicaron a Europa Press que Repsol está colaborando con los primeros ejecutivos y principales accionistas de Sacyr en la negociación con los posibles compradores de este paquete de acciones de la empresa que preside Antonio Brufau. En cuanto al importe restante del préstamo, Sacyr ha propuesto a sus bancos aplazar en algo más de tres años, hasta el 31 de enero de 2015, el pago de los otros 2.900 millones de euros, el 59,27% del saldo actual. Como contraprestación, el grupo pone como garantías del nuevo préstamo a las tres filiales que no son de construcción (Vallehermoso, Testa y Valoriza), además de las propias acciones de la petrolera.

Asimismo, se compromete a destinar a amortizar el principal del crédito el importe que recibe como dividendo de Repsol y le queda como excedente una vez que paga los intereses del préstamo. Según las mismas fuentes, la posibilidad que planteó Sacyr de firmar una refinanciación puente del 100% del préstamo durante unos meses parar renegociar a largo plazo con más tiempo ya fue descartada ante la negativa de algunas entidades financieras.