Buen Gobierno

Un libro para ayudar a los jóvenes del Congo

La meta es vender 10.000 ejemplares de 'El violín de Pazlús'.

Un compromiso de jóvenes estudiantes españoles con jóvenes de la República Democrática del Congo que no pueden estudiar. Y con el objetivo puesto en las próximas fiestas navideñas. Eso es lo que hay detrás del libro infantil El violín de Pazlús, escrito e ilustrado por Jacobo Muñiz. La intención es vender en estos días 10.000 ejemplares del cuento para obtener 100.000 euros con los que ayudar a jóvenes del Congo a mejorar su calidad de vida, por medio de los proyectos que la Fundación Orbayu tiene en la zona.

Todos los beneficios de la venta del libro se destinarán, por un lado, a la construcción de una cooperativa-taller de oficios para jóvenes, que en su día fueron niños soldado, y, por otro, a la edificación de un centro de acogida para menores de tres años y bebés abandonados en la localidad congoleña de Kisangani.

Todo comenzó cuando dos estudiantes de comunicación y publicidad de ESIC viajaron como voluntarios al país africano. A su regreso difundieron entre sus compañeros la situación que encontraron allí y surgió el compromiso de hacer algo. "Esa idea fue germinando hasta que se dio forma en el Proyecto Congo, mediante el cuál identificamos las necesidades de los jóvenes congoleños para desarrollar su futuro", aclara Natalia Carrero, una de las alumnas de ESIC que desarrolla esta iniciativa.

El proyecto pretende beneficiar a más de 200 jóvenes cada año. Así, la maternidad dispondrá de 20 plazas en régimen de residencias y 75 en régimen de rotación. Mientras que de la cooperativa se beneficiarán los 120 jóvenes que cuida el centro de acogida de la misión Padres Reparadores del SCJ, a través de la obtención de 10 o 15 motos-taxi, el transporte más utilizado en la zona.

Carrero valora el hecho de que los conocimientos que están aprendiendo como estudiantes de comunicación y marketing, la mayoría están en tercer y cuarto año de carrera, los están utilizando a la hora de proyectar esta iniciativa solidaria.

Una vez que se consiga el objetivo, Carrero calcula que se tardará entre tres o cuatro meses en culminar los dos proyectos. Luego, apunta que harán un seguimiento, con el viaje a la zona de algunos de los universitarios españoles involucrados "para ver lo que se va a hacer con la recaudación obtenida. Es un proyecto muy especial", señala.

Una colaboración que aúna a empresas y al mundo editorial

La iniciativa de los estudiantes de ESIC ha conseguido la ayuda de empresas como el grupo Vips y Micropolix, donde se vende El violín de Pazlús, para niños a partir de 4 años. Sobre el autor e ilustrador del cuento, Jacobo Muñiz, Carrero deja claro que ha cedido el 100% de los derechos. "Primero desarrolló las ilustraciones y, luego, creó la historia".

También han colaborado Silabario, la editorial, "y la propia papelera". El libro está impreso en papel certificado FSC, siglas que significan que procede de bosques gestionados de forma sostenible. Pazlús quiere hacer algo por los demás solo con la música de su violín, y este proyecto busca lo mismo con el libro que cuenta su historia.