Puerto Rico pedirá ofertas en el primer trimestre

Recta final para Ferrovial en el aeropuerto de San Juan

Los seis consorcios que aspiran a operar el aeropuerto Luis Muñoz Marín de San Juan, entre ellos el de Ferrovial, han mantenido reuniones de trabajo con el Gobierno de Puerto Rico durante noviembre. Este mes se prevén contactos con los reguladores aéreos y las ofertas deberán presentarse en el arranque de 2012.

Recta final para Ferrovial en el aeropuerto de San Juan
Recta final para Ferrovial en el aeropuerto de San Juan

La privatización de la gestión del mayor aeropuerto de Puerto Rico, el Luis Muñoz Marín de San Juan, toma velocidad de crucero. Ferrovial es el único grupo español inmerso en el concurso y todo apunta a que tendrá que presentar oferta en el primer trimestre de 2012, si se cumple un calendario que acaba de ser ratificado por el Gobierno de Luis Fortuño (la primera intención era seleccionar la oferta ganadora el 31 de diciembre de 2011).

A lo largo de las últimas semanas los seis consorcios en liza han tenido acceso a información sobre la infraestructura en visitas guiadas al aeropuerto organizadas por el Gobierno del citado Estado asociado a Estados Unidos. A partir de aquí, las compañías van a profundizar en sus investigaciones, dentro del proceso de análisis o due diligence, a través de la información prestada durante este mes de diciembre por los organismos reguladores, principalmente la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos.

El Banco Gubernamental de Fomento (BGF) estimó el año pasado que la concesión por un plazo de 40 a 50 años podría ofrecer unos ingresos a Puerto Rico de unos 1.000 millones de dólares.

La concesión del aeropuerto de San Juan se incluye en un ambicioso plan de participación público-privada prácticamente pionero en EE UU.

Ferrovial formó alianza con el grupo financiero australiano Macquarie para acudir a este concurso. El primero de sus cinco competidores es el tándem formado por el fondo Goldman Sachs Infrastructure Partners y la germana Fraport, operadora de los aeropuertos de Fráncfort (Alemania), San Petersburgo (Rusia), El Cairo (Egipto), Xián (China) o Lima (Perú), entre otros.

El fondo de inversión GMR Infrastructure e Incheon Airport, gestora del aeropuerto de Seúl, forman un segundo equipo rival.

En tercer lugar aparece el consorcio de General Electric Capital Aviation (Gecas), especializada en el alquiler de aviones; Allegheny County Airport Authority, responsable del aeropuerto de Pittsburgh (Pensilvania); los fondos de pensiones TIAA-CREF y OpTrust, y la firma de explotación comercial en aeropuertos Airmall USA.

El cuarto grupo en liza está integrado por la operadora suramericana de aeropuertos Asur y el fondo de inversiones Highstar Capital. Y en quinto lugar presentará su oferta el cuarteto que lidera el operador Flughafen (aeropuerto suizo de Zúrich). Junto a él figuran el fondo de pensiones canadiense PSP, la concesionaria brasileña Camargo Corrêa y la chilena Gestión e Ingeniería IDC.

El aeropuerto, puerta principal para el turismo en Puerto Rico, cuenta con dos pistas y tres terminales, una de ellas sin estrenar. Por sus instalaciones pasan 8,5 millones de pasajeros al año y uno de los intereses estratégicos del activo es su conexión con Miami y Nueva York. Iberia, American Airlines, JetBlue, US Airways o Delta son algunas de las aerolíneas usuarias.

Premio a la concesión de Abertis

La Autoridad para las Alianzas Público-Privadas de Puerto Rico (AAPP) se ha llevado el premio Proyecto del Año 2011 que otorga la Asociación Americana de Constructores de Carreteras (ARTBA, por sus siglas en inglés). Un galardón que sirve de reconocimiento al proceso de concesión de las autopistas PR-22 y PR-5, ganadas por Abertis y Goldman Sachs.

Los 1.136 millones de dólares que las adjudicatarias pagaron como anticipo al Gobierno puertorriqueño constituyen la mayor inversión privada desembolsada por una autopista en EE UU. Además, las empresas destinarán 56 millones de dólares a una primera fase de mejoras de las citadas carreteras y otros 300 millones de dólares a lo largo de los 40 años de concesión.

Abertis opera la infraestructura desde septiembre, convirtiéndola en banco de pruebas para futuras concesiones en Estados Unidos.