El indicador español desciende ligeramente en octubre

La OCDE destaca una desaceleración a diversas velocidades

El índice compuesto de indicadores líderes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) correspondiente al mes de octubre continúa reflejando un mes más una "desaceleración" de la actividad económica en todas las principales economías del mundo, aunque con alguna "variación" en la fuerza de la ralentización entre los diferentes países.

La OCDE señala que el indicador, diseñado para anticipar los puntos de inflexión de la tendencia de la actividad económica, descendió 0,3 puntos en comparación con el mes anterior, hasta los 100,1 puntos, lo que supone además su séptimo descenso mensual consecutivo.

Los indicadores de Canadá (estable en los 99,7 puntos en octubre), China (100,2 puntos frente a los 100,3 puntos del mes anterior) y Estados Unidos (101 puntos frente a 100,9 puntos) siguen apuntando a una desaceleración de la actividad económica en su tendencia al largo plazo, pero registran descensos marginales en comparación con el mes anterior.

En el caso de Japón (101,6 puntos frente a 101,3 puntos) y Rusia (estable en los 102,2 puntos), los indicadores indican que la actividad económica sigue por encima de su tendencia a largo plazo, con una desaceleración marginal en el caso de Rusia y un descenso "ligeramente mayor, pero aún moderado", en el de Japón.

En el caso del resto de las principales economías del mundo, sus índices apuntan "con fuerza" a una desaceleración de la actividad económica por debajo de su tendencia a largo plazo.

En concreto, el indicador de Brasil pasó desde los 94,7 puntos a los 94,3 puntos, el de Francia desde los 98,8 puntos a los 98,1 puntos, el de Italia desde los 97,1 puntos a los 96,6 puntos, el del Reino Unido desde los 99,3 puntos a los 98,6 puntos, el de Alemania desde los 99,4 puntos hasta los 98,3 puntos y el de la India desde los 93,9 puntos hasta los 93,1 puntos.

En el caso de España, el indicador compuesto se situó en octubre en 100,1 enteros, frente a los 100,5 puntos básicos de septiembre. De esta manera, se sitúa en el mismo nivel que la media del conjunto de los países de la OCDE, pero por encima del indicador de la eurozona, que desciende siete décimas, hasta los 98,5 puntos.