Diario de a bordo

Los países pobres aplauden, los ricos sacuden sus joyas

Las Bolsas reaccionan bien a un pacto aún incierto

Corría el año 1963 cuando The Beatles recibieron una invitación para actuar en una gala benéfica en el London Palladium a la que iba asistir hasta la familia real con la Reina Madre y todo. Era todo un acontecimiento social y asistió la crème de la crème de la aristocracia británica. El concierto, que por supuesto fue un éxito más en la carrera del grupo de Liverpool, llegó a un momento clave cuando se disponían a tocar Twist and Shout, una canción que solían utilizar muchas veces para terminar sus actuaciones en directo. Antes de empezar el tema, John Lennon, de repente, se dirigió a los espectadores y pronunció una frase, yo creo que cargada de crítica y reivindicaciones sociales, que pasó a la historia: "Por favor, en este tema quiero que todos participen. Los que están sentados en los asientos más baratos, aplaudan; el resto, basta con que sacudan sus joyas". La frase trajo cola...

Dicen que el viernes de madrugada se llegó a "un acuerdo" en la UE, del que se desmarca Reino Unido que parece aislarse. Nadie tiene muy claro aún a estas horas cual fue exactamente el acuerdo, pues como siempre llega sin detalles, sin concretar, sin ejecutar nada, y rodeado de la habitual confusión. Lo que sí está claro, es que los países endeudados aplaudimos y nos apretamos el cinturón y los que están en mejor condición sacudieron sus joyas con las que se supone nos van a amparar. La Bolsa se lo tomó bien, al menos de momento, pero lo malo es que no se ha respondido a la pregunta vital... Nos devuelven la confianza dice Merkel, pero ¿quién nos devuelve el dinero? No hay eurobonos, al menos de momento, no se ve claro si el BCE va a intervenir, y con la austeridad, que desde luego era imprescindible, y que los AAA sacudan las joyas no parece suficiente... Además ahora es importante esperar a la reacción de las compañías de rating, hay que recordar que alguna de ellas amenazó durante la semana con rebajar incluso a los AAA. Habrá que mirar los gráficos que al final siempre dicen la verdad.

Y el gráfico del futuro del mini S&P 500 que presento arriba, es claro. Se detiene una y mil veces a la altura de la media de 200. Si consigue pasar nos vamos todos con él al alza. Por debajo, la media de 100 es el gran soporte. Atentos al primero de estos niveles clave que caiga que puede marcar tendencia. Incluso podríamos estar en la formación del hombro derecho, de un H-C-H invertido alcista, aunque de momento quizá sea demasiado suponer. Desde luego, desde aquí romper el alza sería muy bueno desde el punto de vista técnico, porque ya tendríamos dos mínimos crecientes, que es a fin de cuenta la esencia de una tendencia alcista. Una pena que todo el enredo en Europa marque tanto a las Bolsas, y esto aporta incertidumbre, porque estacionalmente la semana que viene es muy buena. Es semana de vencimientos, y en los últimos 30 años ha sido positiva el 76%, con una media de subida del 0,74%, siempre hablando del S&P 500.

El acuerdo nos devuelve la confianza, dice Merkel, pero ¿quién devuelve el dinero?