Por los impagos

Standard & Poor's rebaja la nota de la deuda de Aumancha

La agencia de calificación Standard & Poor's ha rebajado la calificación de la deuda de 110 millones de euros de la empresa Autovía de La Mancha (Aumancha), concesionaria de parte de la Autovía de Los Viñedos, por los impagos del dinero que la empresa debería recibir en concepto de "peaje en sombra".

La empresa de calificación ha rebajado la nota de la deuda BB+ a BB-, es decir, ha agravado aún más su posición, que ya estaba en bono basura, si bien le ha retirado la perspectiva negativa y la ha dejado pendiente de evolución.

Aumancha tiene una deuda de 110 millones de euros contraída hasta 2031 debido a la construcción de los 52 kilómetros de autovía que enlazan Toledo y Consuegra, de la que tiene una concesión por 30 años en régimen de peaje en sombra (pago en función del tráfico recibido).

La rebaja de la nota responde al impago por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha desde marzo y a la creencia de que no pagará en lo que queda de año, lo que implica que, a final de 2011, deberá a Aumancha diez meses, es decir unos 13 ó 14 millones de euros.

La agencia de calificación expone que el actual Gobierno regional se ha puesto en contacto con la empresa para hacer un nuevo plan de pagos que permita recuperar la estabilidad financiera del proyecto y ha pagado la deuda correspondiente a los dos primeros meses del año, por un total de 3,8 millones de euros.

Asimismo, tiene en cuenta el compromiso del Ejecutivo de regularizar los pagos en el ejercicio 2012, aunque se tiene que negociar cómo se pagará el dinero pendiente de los diez meses de 2011.

En este contexto, Standard & Poor's plantea que los recortes presupuestarios pueden limitar la capacidad del Ejecutivo regional para saldar las deudas y comenzar a pagar de forma puntual.

En cuanto al funcionamiento de la infraestructura, la agencia plantea que es bueno, con un nivel de tráfico consistente, a pesar de la crisis económica.

Sin embargo, la calificación de la deuda de la empresa está determinada por la calidad del crédito del Gobierno regional, que afronta crecientes desafíos económicos y financieros, según Standard and Poor's.

La agencia deja la perspectiva pendiente de evolución, es decir, sujeta a nuevas rebajas sin continúan los impagos o se debilita la calidad crediticia de Castilla-La Mancha o a mejoras si el Gobierno regional cumple su objetivo de eliminar la deuda y pagar en plazo.