Análisis semanal

Iberdrola. Peligroso lateral

Siguiendo con el repaso semanal que hacemos de algún índice o valor, hoy vamos a ver como se encuentra técnicamente la mayor empresa eléctrica cotizada del Ibex 35, Iberdrola. Como siempre, para ver la perspectiva de largo plazo vamos a empezar con un gráfico mensual que arranca en 1990.

Desde el principio del gráfico hasta el año 2007 Iberdrola siguió una perfecta tendencia alcista que le llevó desde cotizaciones cercanas al medio euro hasta hacer máximos en noviembre de 2007 ligeramente por debajo de los ¤10, niveles desde los cuales corrigió en enero de 2008 hasta los 6.23 euros, mínimo que rompió en septiembre de 2008 llevándola hasta cerca de cuatro euros en octubre y dejando la cotización desde entonces en un lateral entre los cuatro y los 6.20 euros aproximadamente.

Observando este gráfico de largo plazo se ve como los niveles están bien marcados, con la cotización encajonada dos años entre ellos sin poder romper ninguno de los dos. Ni que decir tiene la importancia que tendría en el futuro la ruptura de cualquiera de ellos, ya que marcaría la tendencia del valor seguramente durante meses.

Conviene recordar que el movimiento lateral se ha producido tras una bajada previa, con el riesgo que conlleva de que se haya tratado de una consolidación lateral de las caídas. Esperemos que no sea esta la situación y que lo que esté intentando el valor sea hacer un suelo, ya que las consecuencias de la ruptura de los cuatro euros con una vela mensual sería muy grave para la cotización del valor al tener el siguiente soporte muy lejos, en los ¤2.75, aunque el objetivo de caída lo tendría más abajo en la zona 1.80-2.00.

Por contra, la ruptura de los ¤6.20 abriría las puertas a subidas del valor hasta los 7.50 euros en primera instancia y posiblemente más adelante le llevaría a cotas superiores como los 8 y los 9 euros.

A favor de la posibilidad de un suelo sobre los cuatro euros tenemos una envolvente mensual alcista en julio de 2010 y dos martillos este año en septiembre y noviembre que tras acercarse al soporte cerraron en el entorno de los cinco.

Si miramos un gráfico semanal vemos que pronto vamos a tener pistas sobre las intenciones del valor, ya que en los ¤5.70 coinciden la media de 200 semanas y la directriz bajista que se puede trazar con los máximos de noviembre de 2007 y julio de este año. Si el valor se acercara a esa zona, mostrara una clara incapacidad de superarla y posteriormente se girara a la baja tendríamos el primer motivo de preocupación. Una superación de esa directriz seguida de un ataque a la resistencia de los ¤6.20 sería una buena señal de que el valor quiere intentar romperla para continuar subiendo. El RSI semanal no da muy buenas vibraciones al presentar una clara divergencia bajista entre los máximos de septiembre de 2009 y febrero de 2011.

La última pista de lo que puede hacer el valor la tenemos en el gráfico diario, ya que en 5.50 tenemos a la media de 200 coincidiendo con los máximos de octubre. El que se atascase en esa zona en caso de subidas también sería un indicio de debilidad que podría llevar al valor de nuevo a zona de soportes. En este gráfico se aprecian mejor los soportes y resistencias que tiene el valor, con la primera resistencia importante entre los 5.50 y los 5.60 euros y la siguiente y fundamental para el valor en los 6.15-6.30. Los soportes se sitúan en 4.50 y 4.30, aunque este último tuvo dos dilataciones, una en octubre de 2008 que le llevó hasta los ¤4.08 y otra en marzo de 2009 que le llevó a hacer mínimos en los ¤3.74.

Resumiendo, Iberdrola se encuentra desde hace dos años en un amplio lateral entre los cuatro y los 6.20 euros dentro del cual se han sucedido los latigazos arriba y abajo. Es un rango de trading bastante amplio y aprovechable siempre que se tenga en cuenta que las posiciones largas por debajo de ¤4.30 tienen un riesgo alto y las posiciones cortas por encima de 6.30 también. Entre medias, mientras dure lateral, se puede operar buscando largos en la parte inferior y cortos en la superior siempre con stop acorde al perfil de riesgo de cada uno.