Gonzalo Sanz. Presidente de Uno

"No nacemos con la vocación de convertirnos en lobby"

La creación de Uno, la gran patronal logística, nace con la voluntad de que se escuche a un sector muy atomizado, con 150.000 compañías. Sanz dice que la crisis está haciendo bajar los precios un 25% "y un deterioro brutal en el mantenimiento de la flota"

"No nacemos con la vocación de convertirnos en lobby"
"No nacemos con la vocación de convertirnos en lobby"

El sector logístico está viviendo una nueva etapa en España. Por un lado, el pasado septiembre nació Uno, la nueva patronal logística, producto de la fusión de tres asociaciones profesionales de larga trayectoria: Lógica, de los operadores; Aecaf, de carga fraccionada, y AECI, de couriers internacionales. Por otro, el corredor ferroviario mediterráneo y atlántico aprobado recientemente por la Comisión Europea (CE) ha llenado de alegría a un sector necesitado de proyectos que sirvan de acicate a su desarrollo.

Gonzalo Sanz, presidente de Uno, indica que esta concentración da respuesta a lo que está sucediendo en el mercado. "Nuestros socios ya no están solo en una de las fases de la cadena de valor logística. Así que buscamos huir de las situaciones anteriores en las que cada uno, en su parcela de negocio, estábamos involucrados". Preguntado por si la integración busca convertir a la patronal en un lobby, Sanz lo niega. "No, por lo menos como nosotros lo entendemos, que es influir en la legislación. Nacemos con la vocación de representar los intereses de nuestros socios, para que cuando haya transposiciones y desarrollo de leyes se tengan en cuenta esas necesidades. No buscamos una presión". Y recalca que en la actualidad muchas leyes vienen de Europa "y hay que transponerlas. Pero es necesario que se escuche al sector".

En cuanto al corredor ferroviario, el presidente de Uno califica de "tremendamente positivo" esta iniciativa. La razón es que pone "un poco de orden en el transporte ferroviario, en la creación de corredores tanto en la entrada como en la salida de mercancías, ya sea en el Mediterráneo o en el Atlántico. Pero tenemos la incógnita de cómo se va a financiar". Sanz recalca que son conscientes de que el retorno de la inversión es a largo plazo. "Pero no nos debemos quedar ahí". También se cuestiona sobre "cómo lo vamos a llenar, a gestionar y utilizar". A su juicio, "si vamos a construir este tipo de corredores, no debemos quedarnos en los flujos actuales que estamos gestionando, tanto en la entrada como en la salida. Debemos ir a más".

Para Sanz esto tiene que ver con el tamaño de las compañías, si son competitivas o no. También, se pregunta por lo que va a pasar con el resto de hubs logísticos que ya están hechos. "La mayoría de los centros logísticos españoles no obedecen a ningún plan establecido, sino que responden a objetivos municipales, locales, urbanísticos, etc. Hay muchas cosas que tienen que desaparecer y otras que faltan". Otro punto a aclarar, en su opinión, tiene que ver con cuál es la expectativa de uso. "Actualmente, el transporte logístico por carretera ocupa el 99% de la cuota de mercado, pero nadie dice la cuota que vamos a conseguir por ferrocarril. En otros países de Europa se están alcanzando cuotas importantes, como el 30% en Alemania".

Según aclara el presidente de la patronal, Uno acoge a 400 empresas. "Parece que no es mucho cuando hay más de 150.000 compañías, una barbaridad como consecuencia de las pocas barreras de entrada que tiene el sector, pero el volumen de facturación de las empresas que están con nosotros se encuentra en 10.000 millones de euros y dan trabajo a 80.000 personas".

Entre las actuaciones a realizar en esta nueva fase, destaca el interés de crear un plan logístico de transporte para todo el país. En este sentido, Sanz confiesa que al nuevo Gobierno le pedirán que configure un plan logístico y de transporte de país, estratégico. "Es más, debería ponerse de acuerdo con Portugal para el concepto logístico ibérico. España debe definir qué papel quiere jugar en el concierto europeo en el sector logístico".

También, cree importante definir el plan director que conducirá las inversiones. "Y, a partir de ahí, el reconocimiento, por ejemplo, del operador logístico de transporte, que en España no existe". Sanz se queja de que, en el pasado, las Administraciones no han escuchado al sector logístico. "Absolutamente nada. Nuestra capacidad de influir ha sido muy pequeña". Y lo justifica "porque el sector logístico en España se ha desarrollado a través del mundo del transporte, que es muy vertical y gremial".

La llegada de Amazon a España, y la potenciación para el comercio electrónico, es una alegría para Sanz. "Es muy bueno. Todo el negocio de entregas a empresas y consumidores, carga fraccionada, se verá beneficiado". Y respecto a la crisis dice que los precios están bajando un 25%. "Además, existe un deterioro brutal en mantenimiento de flota y están desapareciendo muchos agentes".gonzalo Sanz

"Existe en el sector cierta competencia desleal"

Sanz critica que en el sector logístico permanezcan "ciertas competencias desleales". En su opinión, existen agentes del sector, del transporte en concreto, que "ante su incapacidad de poder negociar de tu a tu con los clientes, piden a las Administraciones que regulen temas, como la morosidad o las revisiones de precios, del gasóleo por ejemplo, pero más allá de lo que la propia ley de contrato de transporte recoge. Contra eso estamos en desacuerdo. Buscamos que el mercado funcione mejor todavía en cuanto a oferta y demanda, que sea lo más transparente posible".

Sanz declara que es consciente que la propia fragmentación del mercado ofrece una opacidad importante y que esto no se elimina de la noche a la mañana. "Pero debe regularse por sí mismo y que no sea papá Estado quien lo haga".

Sobre la privatización parcial de Renfe Mercancías, indica que le parece positivo. "Es el buen camino. Pero hacerlo tibiamente no conduce a nada. Hay una oportunidad para privatizar la empresa y generar a su alrededor un gran operador nacional con posibilidad de salir fuera. No tiene sentido ahora trocear, cuando la misión de la logística es global, integradora e internacional. Los clientes no demandan un servicio local. Si con Telefónica hubiésemos hecho cinco compañías, dudo que la operadora fuese una multinacional".

En cuanto a los déficits que presenta la logística en España, Sanz incluye la escasa internacionalización y pide que haya un plan donde las inversiones en los puertos estén perfectamente dirigidas, "que los puertos españoles no compitan entre ellos, sino con el resto".