Lagardère, News Corp, Pearson y CBS, entre los grupos afectados

Bruselas investiga a Apple y grandes editoriales por cártel en el 'ebook'

La Comisión Europea anunció ayer que ha abierto una investigación formal para analizar si Apple y cinco grandes editoriales, Hachette Livre, Harper Collins, Simon & Schuster, Penguin y la alemana Verlagsgruppe Georg von Holzbrinck, han firmado acuerdos que limitan la competencia en el ámbito de los libros electrónicos para así forzar un incremento de sus precios.

Bruselas sacudió ayer el mundo editorial. Y es que la Comisión Europea hizo público el inicio de una investigación formal para comprobar si cinco grandes editoriales y Apple tienen acuerdos que afectan a la competencia en la venta de libros electrónicos en toda el área económica europea, y que violan las leyes antitrust de la propia Unión Europea. El propio comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, dijo hace pocas semanas que quería luchar contras las restricciones artificiales impuestas por algunas empresas en el comercio transfronterizo, señalando que quería analizar la manera en que los ebooks son distribuidos.

Lo cierto es que la investigación va a tener una gran repercusión porque estas editoriales están controladas por grandes grupos de comunicación. Hachette Livre es propiedad de la francesa Lagardère; Harper Collins está controlada por News Corp, el holding de Rupert Murdoch; Simon & Schuster pertenece a CBS; mientras que Penguin está controlada por la británica Pearson (dueña de Financial Times y principal accionista de The Economist).

Apple, que es competidor en el ámbito del ebook de Amazon, gestiona la librería iBook, que permite a los usuarios comprar libros electrónicos que pueden ser leídos en los dispositivos de la empresa como el iPhone y el iPad.

APPLE INC. 288,08 -3,39%

Colaboración con la OFT

La CE precisó que quiere investigar si estos grupos editoriales y Apple tienen firmados acuerdos ilegales destinados a restringir la competencia en los ebooks. Además, la CE está analizando los acuerdos entre las editoriales y las tiendas minoristas de ebooks en colaboración con la Office of Fair Trading (OFT) de Reino Unido.

Y es que el movimiento se ha venido fraguando en los últimos meses. Así, el anuncio de Bruselas viene poco tiempo después de la investigación lanzada en Reino Unido por la OFT sobre las prácticas de algunas grandes editoriales. De hecho, este proceso incluyó los registros de las oficinas de algunas de estas compañías. De igual forma, la CE envió a grupos de funcionarios a realizar inspecciones sin aviso a las sedes de diversas editoriales en varios países europeos. En este contexto, Bruselas explicó que la OFT había paralizado su investigación al saber que la propia CE había decidido iniciar la investigación, dejando claro que ambas autoridades reguladoras han estado trabajando juntas en el caso.

En este escenario, Un portavoz de Pearson dijo a Reuters que la empresa colaborará con las autoridades, indicando que "Pearson no cree que haya violado ninguna ley". Los portavoces de Harper Collins y Simon & Schuster dijeron a Bloomberg que está colaborando plenamente con las autoridades. Apple, por su parte, no había hecho ningún comentario al cierre de esta edición.

La cifra

10% suponen ya los ebooks del volumen total de ventas de libros en el Viejo Continente y una quinta parte de los ingresos de esta industria.

La compañía de la manzana, bajo la lupa de la Comisión Europea

La investigación anunciada ayer por las autoridades comunitarias de la Competencia no es la primera que afecta a Apple. En el año 2008, la compañía de la manzana llegó a un pacto extrajudicial con la propia Comisión Europea, acordando reducir en Reino Unido los precios de las canciones de su tienda online de música iTunes. La empresa acordó igualar los precios de las canciones en las distintas versiones del iTunes en los diferentes países europeos.

Además, Bruselas investigó a Apple por posibles restricciones en el desarrollo de las aplicaciones para el iPhone en un caso que la propia Comisión Europea cerró el pasado año.

En esta línea, Apple también vio como diversos periódicos europeos protestaban a principios de este mismo año por los modelos de suscripción propuestos por la compañía para el iPad, según recordó ayer la agencia Bloomberg.

Asimismo, la Comisión Europea planteó recientemente diversas cuestiones a Apple y a su rival Samsung a propósito de la utilización de las patentes para smartphones. Ambas empresas tienen abierta una cruenta guerra en todo el mundo en torno a la cuestión de las patentes tecnológicas.