París mantiene sus expectativas sobre los acuerdos, pero Berlín las rebaja

Alemania empieza a lanzar mensajes negativos ante la cumbre

Alemania acaba de lanzar un jarro de agua fría sobre las expectativas de la cumbre: un portavoz del Gobierno ha mostrado su pesimismo por los resultados. El euro y la prima de riesgo han acusado el golpe.

Berlín es cada vez más pesimista respecto a las probabilidades de un acuerdo que resuelva la crisis de deuda de la zona euro en la cumbre de la Unión Europea de esta semana, porque algunos países no parecen captar la gravedad de la situación, dijo el miércoles un alto funcionario del Gobierno alemán.

"Tenemos la impresión, por varias conversaciones en los últimos días, que muchos protagonistas todavía no han entendido lo seria que es la situación", afirmó el responsable, que habló ante los periodistas bajo la condición del anonimato.

Alemania se muestra totalmente a favor de la aplicación de sanciones a todos aquellos países que no cumplan con los objetivos de déficit. "No se trata de un deseo alemán, se trata de que la eurozona tiene que recuperar su credibilidad", dijo un alto funcionario del Gobierno. "Mi pesimismo se deriva del cuadro general que veo a estas alturas, en el que las instituciones y los estados miembros tendrán que avanzar en muchos puntos para que sean posibles las nuevas normas del tratado que pretendemos", agregó.

No es la primera vez que Alemania se dedica a pinchar las expectativas cuando ve que los avances de una negociación no van en la línea que ella desea. Por supuesto, la postura germana ha calado pronto en los mercados. Después del rally de los últimos días, el euro y la prima de riesgo han empezado a mostrar las incertidumbres por el resultado de la crisis.

Uno de los aspectos por los que Alemania ve con más pesimismo el resultado de la cumbre es su negativa a la propuesta de combinar el actual mecanismo de rescate y el fondo permanente que se está constituyendo. Ya está decidido que el fondo de estabilidad permanente tomará el relevo del actual fondo de rescate a partir de un momento determinado, según el portavoz gubernamental. Esa es la secuencia a la que se le ha dado el visto bueno y Alemania se opondrá a cualquier intento de cambiarlo, añadió.

París, mientras tanto, es el policía bueno de la historia e intenta levantar los ánimos. Los máximos dirigentes de Francia y Alemania no abandonarán la cumbre de la Unión Europea del viernes hasta que no se haya alcanzado un acuerdo "potente" que frene la crisis de deuda en la eurozona, dijo un portavoz francés el miércoles, cuando se conocieron nuevos datos que revelaron aún más contundentemente la difícil situación por la que pasan los bancos europeos.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, presentarán el viernes en la reunión del Consejo Europeo en Bruselas un plan que pretende imponer multas automáticas a los estados del euro que superen los objetivos de déficit presupuestario, con el propósito de recuperar la confianza de los mercados y evitar que la crisis de deuda europea se salga fuera de control.