Según un informe de BBVA

Las ventas de coches en España, por debajo del millón de unidades

Las ventas de automóviles en España comenzarán a aumentar nuevamente a partir de 2012, hasta rozar el millón de unidades en el ejercicio de 2015, si bien en el largo plazo el mercado automovilístico se estabilizará en torno a 980.000 unidades anuales, según un informe de BBVA Research.

un informe de BBVA Research, al que tuvo acceso Europa Press, en el que el servicio de estudios de la entidad repasa las causas de la abrupta caída que han sufrido las matriculaciones de automóviles y realiza una proyección a largo plazo sobre el futuro de este mercado, cuyo potenciar se sitúa entre 825.000 y 1,1 millones de unidades. El informe recuerda que desde comienzos de 2007 la demanda de turismos ha experimentado un deterioro "sin precedentes" tanto por su magnitud (una caída de las matriculaciones del 52,5%) como por su persistencia (casi cinco años).

Las causas de este descenso son, según BBVA Research, la caída del PIB per cápita, la subida de los carburantes y, sobre todo, el deterioro del empleo. Todo ello en un contexto de caída del crédito al consumo desde el segundo semestre de 2008.

Desde la primera mitad de 2009, las ventas de coches bajaron más de lo que el deterioro de sus fundamentales justificaba, y en julio de 2010, la finalización del Plan 2000E y la subida del IVA terminaron de hundir al mercado, con una caída sin precedentes, sólo comparable a la que se produjo con la introducción del IVA en enero de 1986.

En este sentido, el estudio pone de manifiesto que, a pesar de la atonía de la demanda, los precios de los automóviles han aumentado en línea con la inflación general, tras el abaratamiento que provocó el Plan 2000E. Así, entre enero y octubre los coches se encarecieron un 2,1%, mientras que el IPC general aumentó un 1,8%.

BBVA Research considera que a partir de 2012 comenzarán a aumentar las ventas, hasta rozar el millón de unidades en 2015. Más a largo plazo, el informe plantea tres escenarios que plasman la posible evolución del mercado en la próxima década.

Partiendo de que la tasa de motorización se saturaría en los 520 coches por cada mil habitantes (actualmente se sitúa en 472 turismos por cada mil habitantes), y bajo hipótesis "razonables" de evolución del PIB, de la demografía y de la tasa de achatarramiento, el estudio concluye que la demanda potencial se estabilizaría en 980.000 automóviles al año durante la próxima década.

No obstante, en un escenario adverso, con deterioro de la economía, de la demografía y de la tasa de achatarramiento, el mercado alcanzaría 825.000 unidades anuales, mientras que con reformas estructurales que impulsasen el crecimiento económico y la capacidad de compra de los hogares, las ventas de coches sumarían 1,1 millones de coches al año.