Acceso sin compromisos a los vehículos más exclusivos

Fórmulas libres de compra para ponerse al volante de un sueño

Las empresas de alquiler se suman a los clubes privados para permitir el acceso sin compromisos a los vehículos más exclusivos del mercado.

Los costes de disponer de un vehículo de lujo están muy lejos de limitarse a la compra. Seguros muy por encima de la media, reparaciones caras, garajes en casa y en el trabajo... Según las estimaciones de GT-Club, podemos hablar de hasta 70.000 euros anuales para vehículos que ya cuestan por encima de los 300.000 y que no pueden ser el único en propiedad, por temas que van desde sus limitaciones de espacio hasta la puntual necesidad de discreción.

Sin embargo, la demanda existe y las soluciones para disfrutar de estos vehículos por otros medios se multiplican. La más selecta es la de integrarse en un club de conductores como el citado GT-Club. Tiene una primera sede en Barcelona y abrió después en Madrid, donde cuenta con 60 miembros -empresarios, ejecutivos, futbolistas...- que pagan cuotas entre 5.500 y 24.000 euros anuales por disfrutar de su flota de 17 coches, principalmente superdeportivos. Dependiendo del programa escogido, podrán contar con uno de ellos entre cinco veces anuales con un máximo de 1.200 kilómetros, y hasta unas cincuenta con 8.000 kilómetros para disfrutar.

"Renovamos nuestra flota cada dos años, con lo que nuestros socios gozan en cada momento de las últimas novedades en automóviles a partir de 250.000 euros", explica su responsable en Madrid, Raúl García Herrero. Su trabajo, entre otras cosas, consiste en estar disponible las 24 horas de los 365 días del año para llevar a donde se soliciten los coches tan pronto lo pide uno de los socios.

La idea, tomada del club P1 fundado por el campeón de F1 Damon Hill, está funcionando bien en España, aunque todavía cuentan con plazas para eventuales nuevos socios. Ofrecen cursos de conducción y otros servicios exclusivos y, según García Herrero, es precisamente eso lo que hace que sus socios prefieran esta alternativa al alquiler: "Saben quién ha conducido el coche en cada momento, cómo van a encontrarlo".

Veyron Cars es una de las firmas que precisamente se ha creado en los últimos años para arrendar estos coches, tomando como nombre el del modelo más lujoso que ofrecen, el Bugatti Veyron. Un coche que supera el millón de euros de precio y alquilan por 9.500 al día. "Las peticiones de los clientes son variadas: por horas para darse un capricho, pero también por semanas o meses, o para una tarea concreta, como una boda o un compromiso laboral", explica el jefe de flota en Madrid, Ismael Sánchez.

Tanto Avis como Hertz han reforzado en los últimos tiempos su oferta de este tipo, aunque todavía haciendo más hincapié en el coche de alta gama orientado a empresas -BMW, Mercedes...- que en los superdeportivos para clientes particulares. "La demanda de estos coches ha crecido en los últimos años y tenemos previsto incrementar nuestra flota en 2012", apunta Yolanda Pérez, directora de marketing de Avis.

Opciones

En circuitos

Otra de las alternativas para disfrutar estos vehículos, con menor coste y por un tiempo limitado, es contratar alguna de las empresas que ofrecen unas horas en circuito, bien con superdeportivos o con antiguos coches de competición. Es el caso de Fórmula GT (www.formulagt.es), firma apadrinada por el piloto probador de Ferrari Marc Gené, o de LRS Fórmula Spain (www.espana-driving.com), escuela de conducción oficial del Circuit de Catalunya. Ofrecen la oportunidad de recorrer Montmeló, Motorland o el Jarama.

Exposición

Desde el 16 de diciembre, el pabellón 1 de Ifema acogerá la que se anuncia como la mayor reunión de vehículos superdeportivos jamás vista en España. Entre los 45 vehículos de series limitadas presentes se incluyen modelos históricos como el Enzo Ferrari, el Pagani Zonda o el Pegaso Z102.