Desde Sao Paulo

Lagarde opina que para llegar a los eurobonos aun falta "acercar posturas"

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde se mostrado "satisfecha con el papel de mediador" que está asumiendo el organismo en la resolución de la crisis de deuda, pero avisa que los Estados deberán tomar nuevas medidas de consolidación fiscal.

El último globo sonda lanzado al mercado apunta a que el Fondo Monetario Internacional actuaría como correa de transmisión entre el BCE y la eurozona para proporcionar ayuda financiera a los países más afectados por la crisis de deuda. Lagarde ha mostrado su satisfacción por el cada vez mayor protagonismo que está asumiendo el organismo en la resolución de la crisis en declaraciones al periódico brasileño, Globo News.

Ha urgido a los países de la zona euro ha llevar a cabo una acción conjunta que ponga fin definitivamente a las turbulencias del mercado, además de exigir un mayor esfuerzo en la consolidación fiscal de cada una de las economías que sufren los mayores desajustes de déficit y deuda.

En cuanto a una de las posibles medidas conjuntas, la implantación de eurobonos que colectivicen la carga de la deuda entre los socios del euro, Lagarde ha manifestado sus dudas. "Aun hace falta seguir trabajando y acercar posturas", ha señalado.

La virulencia en Europa de la crisis ha colocado a los denominado países emergentes en una privilegiada posición. La directora del FMI ha halagado las políticas llevadas a cabo por Brasil durante la última década, que le ha protegido "más y mejor que a otros frente a posibles contagios".

El papel de las economías emergentes en el escenario de la crisis también ha sido muy debatido en los últimos meses, hasta el punto de recibir peticiones de colaboración por parte de la instituciones de la UE y el propio FMI.