Pero está dispuesto a volver "para liderar la compañía"

Michael Woodford dimite de Olympus

Michael Woodford ha anunciado en la madrugada que dimite de la junta directiva de la Olympus. Ha explicado en una carta a la que ha tenido acceso Cinco Días que deja su puesto porque no cree que los directores actuales tengan la capacidad para limpiar la compañía

Michael Woodford ha anunciado en la madrugada de este jueves que dimite de la junta directiva de Olympus. El ex consejero delegado, que fue destituido el 14 de Octubre por destapar las cuentas oscuras de la empresa de cámaras fotográficas y endoscopios, ha explicado en una carta a la que ha tenido acceso Cinco Días que deja su puesto porque no cree que los directores actuales tengan la capacidad para limpiar la compañía.

Un comunicado de Olympus confirma que "su dimisión es efectiva desde hoy". Woodford asegura que, según las conversaciones que mantuvieron en Tokio durante la reunión de la junta directiva del pasado viernes, el actual presidente, Shuichi Takayama, planea liderar el nuevo cambio en la compañía. Eso tendrá "el previsible resultado de que ellos mismos decidirán o, como poco, influenciarán el nombramiento de los nuevos miembros de la junta directiva", explica Woodford en su misiva.

El inglés asegura que Takayama "no tiene credibilidad" y que con esta actitud "continuará dañando Olympus en el largo plazo". Por eso ha añadido que hablará con los accionistas para que tengan un "consejo extraordinario" pues, en su opinión "estas decisiones clave han de tomarlas ellos". No obstante Woodford, primer extranjero en dirigir el grupo casi centenario, no ha ocultado sus deseos de volver a dirigir la empresa si así se lo piden los accionistas.

Ha añadido que hablará con ellos para tratar de conformar una nueva junta, con él posiblemente de nuevo como director."Quiero dar a los accionistas la posibilidad de elegir un estilo de dirección diferente que permita reformar la empresa", explica asegurando que ahora es "libre de hablar a cualquier parte interesada".

Woodford fue destituido hace siete semanas, después de que cuestionó unas transacciones que se demostró que encubrían pérdidas masivas que se remontan a hace varias décadas y ya ha reclamado en varias ocasiones desde entonces la dimisión de todos los miembros del consejo de administración.

Olympus reconoció haber maquillado sus cuentas para encubrir pérdidas colosales en inversiones financieras, un escándalo que mancilla su imagen y derrumba sus acciones en la Bolsa de Tokio, donde ha perdido un 60% de su valor.

Woodford, que no era miembro de la alta dirección de la época en que se produjeron los hechos, reveló a la prensa que su cese se debió en realidad al pedido de explicaciones sobre los pagos oscuros realizados por la compra de cuatro empresas entre 2006 y 2008.

La prensa japonesa evaluó en más de un millar de euros las pérdidas de Olympus en esas operaciones, aunque medios extranjeros informaron que esa cifra puede multiplicarse por cuatro.