Un tribunal desestima su recurso

Odyssey pierde otra vez su pelea por poseer la 'Mercedes'

Un tribunal de Florida desestimó ayer el recurso interpuesto por Odyssey contra la sentencia favorable a España en el caso de la propiedad de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes. Ahora solo pueden recurrir al Tribunal Supremo de EE UU.

Nuevo varapalo a Odyssey en su pugna por quedarse con la propiedad de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, que extrajo del fondo del mar en mayo de 2007, con un cargamento de 500.000 monedas de oro y plata. El Tribunal de Apelaciones de Atlanta desestimó ayer el recurso presentado por la empresa Odyssey Marine Exploration, por el que solicitaban la revisión del fallo de septiembre del mismo tribunal que ratificó la sentencia favorable a España del Tribunal de Tampa en el caso del expolio de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes.

Esta sentencia reconocía los derechos del Estado español sobre la embarcación y su cargamento y ordenó a Odyssey la devolución y entrega a España de todas las monedas y objetos extraídos del pecio. De este modo, los 11 jueces del Tribunal de Apelaciones ratifican de nuevo dicha sentencia.

"Ahora ya solo les queda ir al Tribunal Supremo de EE UU, aunque si son realistas deberían darse por vencidos y reconocer que es una medida a la desesperada" y que su petición es "simplemente inaceptable", afirmó ayer a Efe el abogado de España, James Goold. La escueta decisión judicial se limita a señalar que ninguno de los magistrados encargados del caso consideró oportuno atender la petición de la compañía estadounidense de revisar su anterior decisión, por lo que ni siquiera fue necesaria una votación.

Hace un mes este mismo Tribunal de Apelaciones ya rechazó un recurso de Odyssey, que trata de agotar todas las opciones legales para no tener que entregar a España las monedas.

"Es una victoria más", celebró el letrado sobre una decisión que limita las opciones de Odyssey al Tribunal Supremo de EE UU, una instancia que ni siquiera tiene obligación de revisar el caso si no lo considera oportuno. En ese sentido, Goold aseguró que el Supremo "recibe una media de 5.000 peticiones de revisión de casos al año y de ellas solo atiende unas ochenta".

La consejera general de Odyssey, Melinda MacConnel, dijo a Efe que la compañía esperaba la decisión conocida hoy, porque, por lo general, este tipo de recursos "se aceptan en porcentajes mínimos". "No nos sorprendió que el Tribunal rechazara nuestra petición. Planeamos apelar ante el Tribunal Supremo de EE UU y tenemos 90 días para hacerlo", añadió.

Además, existe jurisprudencia en el Supremo de EE UU, que en febrero de 2001 ya rechazó revisar la decisión de un Tribunal de Virginia que establecía que las fragatas españolas El Juno y La Galga pertenecían a España.

Una historia de tesoros, piratas y jueces

El tesoro que Odyssey quiere reclamar procede de la fragata Mercedes, hundida en combate en 1804 frente a las costas del Algarve (Portugal) y recuperada por la compañía estadounidense, que denominó al barco Black Swann. Cuando aún no se conocía la identidad y propiedad del barco, el 17 de mayo de 2007 por la noche, un Boeing 757 fletado por Odyssey desde Gibraltar voló rumbo a Florida con el cargamento de monedas. Desde entonces, permanece bajo custodia de Odyssey en un lugar secreto de Florida.

Uno de los ejes principales de la impugnación de Odyssey se basa en que la Mercedes no navegaba en misión de guerra cuando fue hundida, sino que lo hacía en "misión comercial", por lo que la carga no estaba sujeta al principio de inmunidad soberana.